Friday, November 29, 2013

De Hernán Becerra Pino

"No vendas tus libros, regálalos"

(Dedicado a los jóvenes, que son los que siempre pagan el pato)

Así como lo estás leyendo nunca vendas tus libros, mejor regálalos. Nunca me imaginé el negocio que hacen los libreros de viejo en la ciudad de México. Fui a la calle de Donceles, centro histórico para llevar a vender unos libros míos. Iba con la intención de darlos barato e incluso regalarlos con tal de que se exhibieran en los anaqueles de las librerías de viejo. Para mi sorpresa cuando llevé mis ejemplares me dijeron en una librería de ocasión. "Yo compro los libros a 10, 20 ó 30 centavos por libro, no doy más. Como vio mi cara perpleja y estaba cariacontecido y patidifuso, me dijo: "Vaya usted a librería de enfrente ahí le darán mejor precio. Además yo compro libros por montón no nada más diez".

Le dije que le regalaría mis libros si los exhibía. Me dijo con no bella voz: "Sus libros no son novela y aquí sólo se exhiben novelas. Yo los llevaría y los pondría en una mesa de oferta hasta allá atrás, detrás de todo lo que usted ve al fondo". ¡Qué tal!

Así es que crucé la calle y en la librería de enfrente no se interesaron por mi libro "Los escritores chiapanecos opinan sobre el EZLN", editado por EDAMEX, hace ya varios años. Resulta que cuando murió el dueño de la editorial, don Octavio Colmenares, me hablaron de la librería para ofrecerme ochocientos libros míos a un precio reducido. Los compré y me los llevé para mi departamento. Ahora estaba vendiendo diez de mis libros. El dueño de la librería de al lado me ofreció tres pesos por cada libro. No daba un peso más. Le dejé mis diez ejemplares y me dio la fabulosa cantidad de treinta pesos. Dije, para que se me quite andar pregonando mis libros en las librerías de viejo. Por eso es mejor regalar los libros antes que venderlos a casi un centavo por cada uno de ellos. ¡Qué barbaridad!

Pero cuando vas a comprar un libro la cosa cambia te lo venden caro. En una de esta librería compré Los comediantes, novela de Graham Green. Que desnuda la realidad haitiana del famoso dictador Duvalier, conocido como Papa Doc. Me lo vendieron a ciento veinte pesos. Un robo, porque el libro está viejísimo, en una edición de bolsillo y popular.

Tengo años comprando en librería de viejo y casi siempre me los venden arriba de cien pesos, con su diez por ciento de descuento. Pero es desproporcional de cómo los compran a cómo los venden. Deben de hacer un ajuste. Se los aconsejo, porque si no la gente va mejor a comprar a las librerías como Gandhi, Fondo de Cultura Económica u otros lugares. Muchas veces te venden los libros al mismo precio en las librerías de nuevo que en los usados.

Alguien me pudiera decir, es que nadie compra libros en México, estoy de acuerdo; sobre todo si abusan de la gente que quiere vender los libros de su propia biblioteca. Yo invito a mis lectores a que me escriban para que nos pudieran dar ideas de cómo pudiera mejorar esto.

A título de colofón puedo decir, que los libros son el alimento del alma. Regala tus libros a las bibliotecas públicas o a la gente que lo necesite. Todo lo que va, viene.

becerrra_hernan@yahoo.com.mx

No comments:

Post a Comment