Thursday, November 24, 2016

Poniatowska me visita

 
El profesor de literatura en la universidad silenció a Miguel  sin augurarle ningún futuro en el arte,  él se quedó con  la espinita, con el resentimiento más grande experimentado en sus 26 años.  De eso ya habían pasado cinco, pero él insistía…”les haré semejante demostración que vale más maña que fuerza”.

Con mucho tiempo ideó el plan, y, ahora se encontraba en la parte final, en la decisiva para salir del anonimato.

Fue en uno de los recorridos por la librería recién inaugurada cuando terminó por decidirse a vender caro su anonimato, vio que habían textos buenísimospara él en la hemeroteca, dijo " estos que administran este lugar, no saben lo que tienen; ningún ejemplar  de toda la librería nueva vale más que la colección de recortes de periódicos, estos son muy significativos para el estado, para el país incluso para el mundo", pensó.

Estrujó el papel que contenía su manifiesto: "El éxito en la literatura actual, más que deberse a su calidad literaria es más cuestión de farándula y mercadotecnia, simple combinación de veleidades”. Ensayó la forma de sus modales, la mirada, el tono y timbre de su voz, el movimiento corporal y el argumento a pronunciar.

Para justificar su deseo de trascender en la literatura, Miguel había aprendido la frase que continuamente se repetía: "Sé que puedo, creo que puedo y lo haré"; un par de ex compañeros del barrio, indigentes que limpiaban parabrisas en los cruceros lo encontraron cerca de la librería allí compartió el plan y al mismo tiempo solicitó la ayuda para realizarlo, además con objeto de llamar la atención, había hecho amistad con un reportero, dijo "Tendrás la noticia en exclusiva cultura y espectáculo fundido en una nota informativa, será de interés de propios y extraños, te lo aseguro", dijo.

Las horas pasan y sigue envuelto en sus ideas; la gente sabrá de él, no habrá necesidad de comprobar nada, no pedirán cuentas, no investigarán se centrarán misericordiosamente en sus motivos,  “…un ser humano deseoso de transformar la mirada equivocada hacía el arte".

Tiene en sus manos las hojas del manifiesto, supone que su interlocutora le agradecerá el gesto y lo apadrinará; “Es ella la persona que enarbolará mi defensa” pensó en voz alta y experimentó una sensación que le pareció mística, dijo: - “Es la hora de la revancha, sabrán de mí a través de mi defensora”.

Una voz pronunció: - “La señora Poniatowska ya está aquí”. Y sus emociones se desbordaron. Recordó como unas horas antes en compañía de dos más, se infiltraron a la hemeroteca del edificio, allí  ante la sorpresa de los empleados que fueron corridos del lugar y obligados a dejar la llave de las entradas, llevó el anafre que mantuvo encendido, llevó también una garrafa de gasolina, y entonces amenazó incendiar el lugar e inmolarse ahí como protesta “por la equivocada interpretación del arte literario en la actualidad”. La única demanda a cumplir inmediato, “Hablar con poniatowska”.

El manifiesto tenía algunos generales, “Ante las circunstancias en el donde los autores de éxitos literarios han rebajado el nivel del lenguaje, conviene recordar que la expresión escrita es el vínculo sagrado entre el universo y los dioses, por lo que nos toca amarlo más a nosotros mismos, por ello proponemos a través del movimiento literario Poniatowskismo, … uno, que nadie escriba si no sabe de los clásicos; dos, la soledad es necesaria para comenzar a escribir, tres asesinar la poesía en pos de la crónica narrativa como único género reconocido”.

Apareció la señora, ninguna expresión en su rostro, avanzó hacia él, tomó su lugar frente. Él nuevamente recordó la trayectoria de la señora, evocó la solidaridad que ha tenido para con las causas sociales, su compromiso con los grupos vulnerables, las crónicas del respeto a los derechos humanos de las víctimas del narcotráfico, sobre las muertas de Juárez, o las prostitutas del barrio de La Merced, las exigencias de dignificar el voto para elegir representantes populares. ¿Quién si no ella que había compartido tanta rabia e impotencia por las injusticias, para comprenderlo, para redimirlo y para llevarlo a la gloria, pues encima de todo le estaba dedicando el nombre al movimiento literario naciente?

La escritora guardó silencio para escuchar. Miguel sintió el ambiente una especie de éxtasis  y al mismo tiempo el temor más grande de su vida. Saludó y explicó la propuesta que manifestaba a través del escrito: -“revolucionará lo conocido hasta el momento en torno a la literatura y el periodismo”. Elena asintió y pidió ver el texto mencionado.

Mientras ella leía, el seguía hablando atropelladamente: - “Solo soy un soñador más, un auténtico escritor sin escritos, pero auténtico, gracias por escucharme, mire tal vez hoy hagamos historia, bueno yo por primera ocasión tengo la oportunidad de ser el héroe literario que Chiapas, México y el mundo necesita, solo hace falta que usted me recomiende, que usted esté de mi lado, que usted amada Elena, diga si, yo creo en él, Miguel es honesto y es inocente”.

-          ¿Dónde tienes tus textos?,
-          “En mi cerebro por ahora”.
Hubo un largo silencio.

Miguel imaginaba los titulares del periódico: “Nace un héroe”, “Poniatowskismo si” o “Simplemente haré arte”.

Miguel preguntó con la mirada, esperaba el fin de su drama.

Elena se irguió para  partir pronunciando:
-          Ya tuviste tu tiempo ahora apártate: Eres solamente un pendejo, ni siquiera un gran pendejo, solo eres un pendejo… y enorgullécete de eso, auténtico


Tuesday, September 13, 2016

Natalia

Nos conocimos en un encuentro de  niños deportistas a nivel región, ella era menor, pertenecía a otra escuela y a otro barrio, no tuvimos amistad.



 Más tarde se volvió comerciante y así tuvo trato con mi familia.

Muchos años después,  llegó a mi domicilio con el pretexto de buscar a mi madre por un asunto de negocios, mi madre y toda mi familia había partido  y tardaría dos días en volver.

Me contó que de cierto había en  mi fama de mujeriego, solo es fama dije.

-¿Cómo reaccionas si  te seduzco ahora?, dijo
- No lo sé
- Quiero comprobarlo...ya

Nos acercamos, la emoción, la adrenalina, el desfogue de caricias, el juego dulce de la pasión.

Mientras ocurría eso, pensaba ¿es solo un acostón?, pero, o sea yo el conquistador conquistado. ¿Cómo así?.

Pero el asunto no creció.

No estaba yo cómodo, no fluí.  No hubo más que eso, el previo de un final sin fin.

Insistió:
- Tómame, porque no volverás a tenerme así.
- Ok.

Pero de ahí no pasó.

Me quedé con la espinita, y la sensación  desconcertada, de: ¿y si tomo una ducha y vuelves más tarde?

- jajajaja
- ¿que pasó?
- Es lo que yo digo: "Qué te pasó"
- ya lo ves que era pura fama.
- jajajajajajajaja

No volví a tener otro encuentro de ese tipo. Me cortó la comunicación, fue a partir de ahí, solo saludo de pasillo, - como estás?. _ ¿Adios que te vaya bien?-

No supe más, durante años.

Hasta hoy, que veo pasar el cortejo fúnebre, y ella es la protagonista involuntaria.

Es ahora que la recuerdo  y  pienso:

"Cómo estuviera ahora, que sentiría hoy, si otra hubiese sido la historia".

Galilea


Cualquiera con boca llena de sin razón puede decir, me canse de rogar-le, o... ya no tengo lágrimas, pero en mi caso esa es la verdad , soy  una piltrafa. Repetidas ocasiones  me lo dijeron y me había  hecho sentir  escoria, pero esta era la madre de todas las veces.

Aunque teníamos que hacer verdaderas proezas para encontrarnos, Galilea y yo, hacíamos inolvidable nuestros momentos, eran quiza unos instantes pero  nos quedaba el buen sabor de boca que uno ha hecho el amor con el amor de su vida, esa persona que ha sabido complementar el sudor, las lágrimas, el sexo y toda el contexto cultural que estimula además del cuerpo, el cerebro.

Galilea y yo, tuvimos varios momentos en nuestra historia que hoy siento terminada. Nos conocimos justo cuando ambos estabámos serenos, abiertos al amor, pero sin tener a alguien especial por el momento, luego una estupidez, una alevosía, fin aparente y permanencia a la distancia de dos seres que se aman, pero  son incompatibles, primero ella y luego yo, estuvimos con persona incorrecta, A veces cuando hablabámos furtivamente por el celular, fuimos para cada cual la tabla de surf, que nos salvaba del océano de depresión que nos provocaba la infelicidad.

Y de nuevo, nos encontramos, para seguir amándonos, aunque de por medio muchos más obstáculos que la primer vez, pero ahora con más madurez, con más conciencia, con ningún complejo ni resentimiento. Y éramos felices mientras durara, nos dolía profundamente algo , no pertenecernos como quisiésemos, pero omitíamos las espinas, procurábamos amarnos suficiente.

De la segunda etapa, se fueron alegremente los meses, nos habíamos acoplado en la mayoría de las cosas , conectados en que debíamos discutir menos y hacer el amor más, ya que es tan poco tiempo con el que disponen los amantes, como para echarlo a perder con malosentendidos e incorrectas comprensiones del estilo de hablar o comunicarnos.

¿Qué nos mantenía frescos y enamorados?...Analizar poco el futuro, compartir el presente, y aprender a vivir con la menor cantidad de molestias y malestares que a la mayoría de las personas les atormenta, simples, prácticos y espontáneos, era sorpendente lo bien que la pasábamos escuchando un tema, debrayando, jugando a la entrevista, viendo una película, leyendo un libro, comiendo, durmiendo, etc.

Y, quiza el sexo no era lo más importante, ok, si, si que lo era. Pero, también podía esperar, era la mejor de las cerezas, el obsequio que uno esperaba disfrutar y mientras hacernos los distraidos para disfrutarlo, más.

Es cierto, me duele, me aconjoga hablar de esto, porque de las oncemil veces que discutimos en los diez o doce años de vernos y no vernos, de tenernos y no tenernos, esta es la que me duele más, la que debe ser la definitiva.


Me desesperaba esperar para verle, estar a su lado, llegar al momento de la intimidad, me excitaba cumplir no como superman, pero al menos si como quien soy, un caballero para una dama, un rey para su reina, un Dios, para su diosa, no uno más, sino el hombre que ella desea y quiere querer.

Y el tema de la intimidad, si que era esplendido, porque ambos nos cuidábamos, ninguna experiencia similar, un millón de spas, juntos. Una megasesión de masajes terapeúticos, recorrer sus contornos, envolverme en su cabello, lamer su piel, hundirme en sus piernas, aspirar el perfume de su vientre, zambullirme en la flor de nuestros deseos, pasión, higiene y éxtasis sabiamente equilibrados.

Por eso no entiendo como... asi nomás, topé con pared.

De nuestra segunda etapa. Embelesados con nuestra presencia, obviamos protegernos con algún profiláctico, más tarde con la incertidumbre mutua de haber cohabitado con equis pareja, me obligó a utilizar condón... Despúes otravez ya no, otra vez, confianza, y eso me resultaba agradable, porque me transmitía confianza y seguridad. Bienestar físico y mental.

En fin, que de no haber sido por ese incidente en que antes de penetrarla, saca de su bolsa de mano una tira de preservativos que la secretaría de salud otorga en forma gratuita, no me hubiese shokeado tanto. Está bien que una mujer lleve los condones, pero si  deben ser de una marca prestigiada, pagar los cien pesos que te valen en la farmacia.

Fue una bofetada triple A, no pude evitar poner cara de guat, esconder la mirada y sufrir porque mi deseo de amar fue menos que mi asco y mis prejuicios de quien sabe que tipo de mujer se había convertido.

Me duele, y me recontraduele, no ser quien se hace el desentendido, lo utiliza, goza y más tarde lo discute. Eso no pude hacerlo, eso no puedo tolerarlo, desde ayer estoy recordando ese éxtasis interrumpido y la melancolía continua.

El beso


Veintitres años despúes de aquel beso furtivo, intrepido e inesperado, que Gonzalo insiste en llamarle beso, el recuerdo sigue presente, repasa el instante, lo revive y lo fragmenta en imágenes que superpone a manera de presentación de power point o de película fotografía por fotografía.

Akira y su hermano acudían a casa de Gonzalo, jugaban a recrear la telenovela del momento. El silencio y la velocidad de aquel minúsculo beso insospechado, cuando tenían siete años, fue el acontecimiento que le marcó su vida.

Ninguno de los implicados eran niños precoces, eso lo tiene muy claro, al comparar su infancia con la de los demás, que vivían en su misma calle. Los gemelos Hansel y Gretel, que se frotaban los genitales con piedras, espectáculo que era convidado a ver por todos los niños que vivían en la misma calle. Pero no le atraía eso a él.
Akira, era la mejor para jugar al futbol, por eso, a pesar de ser niña, siempre era disputada para que integrara un equipo. Su habilidad para jugar el balompié, superaba con creces las de cualquiera.

No había mejor entretenimiento que patear la pelota todas las tardes de regreso de la escuela, tardes que se prolongaban hasta altas horas de la noche, los encuentros solo finalizaban cuando los padres de ella, demostrando una falso enojo, le obligaban a entrar a casa para dormir.

Sus padres, un par de profesores, convivían poco con ella y sus dos hermanos, el trabajo escolar les demandaba mucho tiempo fuera de casa.

Gonzalo recuerda el día que decidieron bañarse él, Akira y sus respectivos hermanos, se divirtieron en el baño de regadera, ese fue un secreto para todos, aunque Gonzalo tuviera el deseo de divulgar ese acontecimiento, porque era un logro, algo de presumir, no con cualquiera se tenía esas confianzas.

El apodo que le endilgaban a ella, y que jamás se molestó en refutar era el de "marimacha", asi le decían entre bromas los tios y los conocidos del barrio, porque tenía rasgos de niño, más acentuados. Era una niña que acostumbraba vestir de pantalón, playera y tenis, su figura se confundía con los demás niños; incluso la madre, celebraba su parecido tan resaltado con un niño de renombre que cantaba y aparecía en la televisión, la madre, subrayaba que Akira era Luis Miguel de niño, nomás que en mujer.

Gonzalo, quiso ser amigo especial de sus padres, quería que lo vincularan con la niña, por ello, ritualmente pasaba después de la escuela a preguntar por ella.

Las vueltas en bicicleta por las avenidas de la ciudad, eran el ejercicio preferido de Gonzalo, quien aprovechaba para transitar por las calles en las que vivían los niños que mostraban interés en ella, sonreía de llevar en la parte posterior del asiento a su dama, la bella Akira. Más de una vez, Gonzalo era sustituido por Akira, en el puesto de piloto, situacion que le gustaba aún más, pues su princesa lo transportaba cual sultán en su alfombra mágica.

Gonzalo había establecido para si mismo la promesa de que cuando fueran mayores, serían novios, pensaba que con mas años, el destino los uniría. Ensimismado en ese pensamiento, dejaba que el tiempo hiciera su tarea.

Cuánto le hubiera gustado, tener una foto en la que estuviesen tomados de la mano, pero no ocurrió. Hubo oportunidades, pero el cáracter introvertido de él, impedían el suceso.

A los doce, cuando salieron del colegio, tomaron rumbos distintos, él ingresó a una secundaria popular, y ella a una distante,una escuela recien creada. Las acostumbradas "cascaritas" nocturnas, fueron limitándose; se distanciaron aún más, cuando su familia cambió de domicilio, su nueva casa ubicada a un barrio lejano, hizo que no se vieran por mucho tiempo. El consuelo que se daba Gonzalo, era que las piedras rodando se encuentran.

Se volvieron a ver en la preparatoria, ella no poseía la misma vivacidad. Se juntaba con gente desconocida, estudiantes reprobados que se divertían en romper las reglas, constantemente eran expulsados por no portar el uniforme y fumaban a las afueras de la escuela.

El salón de Gonzalo, era contiguo al de Akira, pero no se hablaban en público, solo eran saludos esporádicos que se daban cortesmente y nadamás. El imaginaba que, alguna vez, por imposible que pareciera, tomaría sus manos, la miraría a los ojos y le diría: "quiero que seamos novios". Pero las cosas no salían como él deseaba . Ella se enrolaba en relaciones amistosas y amorosas cada vez más complicadas, Gonzalo sentía como si un corral de espinas la cercaba, ninguna vez tuvo el arrojo de brincar ese corral.

Los novios que tuvo Akira, eran gente mal vista, "mamarrachos de pacotilla", les nombraba él, pero que tenían la dicha de tomarla de la cintura, de las manos, y lo que era peor, darle besos en la boca, peor para Gonzalo.

El tiempo hacía su trabajo, pero el destino no. Aún asi, él era paciente, quería lograr inspirarle esa atracción que deviniera en amor, en el más tierno y candoroso amor. Pensaba que en el ciclo de sus noviazgs, estaría formado en la fila, sería tomado en cuenta y todo sería diferente.

Gonzalo, timidamente comenzó a acercarse al círculo de amigos parranderos, los que se iban al lote baldío a beber ron bacardí con fanta de naranja. Ese era un intento por alcanzarla, ella era su estrella que peligraba envuelta entre tanta bruma contaminante, y para llegar a conquistarla era necesario inmolarse de esa forma, el aceptaba ese sacrificio. Acudía a los lugares donde se ocultaba esa horda de bebedores adolescentes, pero ella siempre desaparecía, y el se emborrachaba sin el gusto de estar a su lado.

Esa oportunidad, ese derecho de ser su pareja, no llegaba, no se cumplia la fórmula del bomerang, esa consigna interna no fructificaba y ella se perdía, como la presa al cazador.

Los años pasaron, ninguno supo del otro, él se inscribió en la universidad y sabía mas o menos de todos sus excompañeros de la preparatoria, menos de ella, nadie sabía nada de ella.

Supo que se había ido lejos, el hermano y los padres de ella, dijeron que estaba becada en Japón, pero eso no era creíble. En el supuesto de que fuera verdad, solo que fuera una beca de deporte, porque en el estudio, no era tan afotunada.

Finalmente la volvió a ver, cuando pasados aproximadamente 5 años, rentaba un local comercial con una excompañera de la secundaria, él la vio tan cercana, que efusivamente le estrechó la mano, la atrajo hasta poder darle ese ansiado segundo beso. Fue en la mejilla, pero era ya ganancia, ya después vería la forma de conquistarla, esa siempre fue su meta. No hubo necesidad de que le presentara a su amiga, pues ya era bastante conocida, Vanessa, era una muchacha que siempre tuvo bastantes atributos físicos muy marcados desde niña, esos ojos tan expresivos, ese día no ocultaron su sorpresa.

Gonzalo, preguntó por todo, cuidándose de no apresurar los hechos, le dijo que siempre la recordaba y que era un gusto encontrarla ahi en su ciudad.
Esa vez, había un niño de brazos en el portabebé que estaba oculto en el mostrador del videoclub, el negocio que ambas amigas habían emprendido. Indagó quien era la madre, y ambas contestaron que era de las dos, Gonzalo, divertido celebró la ocurrencia y no atisbó asomo de incomodidad en el ambiente.

Días despúes, escuchó decir que las amigas Vanessa y Akira eran pareja sentimental.Vanessa era la madre del niño. Supo también que sus preferencias sexuales quedaron descubiertas el día en que como de costumbre los padres de Akira, no estaban y ellas tuvieron el día libre en la escuela, asi que acudieron en grupo de seis a ver una película pornográfica, la adrenalina superó los pudores, una cosa llevó a la otra y lo demás era de suponerse.

Gonzalo, no quiso poner en duda la versión escuchada, todo concordaba, todo ajustaba, esa era la única verdad.

De vuelta los años pasaron, él anduvo por motivos de trabajo por varias ciudades, se acordaba de ella y se decía que era un ingenuo, que merecía que le hubiera pagado la vida así, por su corta capacidad para conquistarla a tiempo. Regresó a su ciudad para casarse con una muchacha de buena familia, obtuvo un empleo en una empresa local y se resignó a no volver a saber de Akira.

De nuevo, su pasado le removió la conciencia cuando la vió, la noche en a bordo de su automovil, viajaba con su esposa, fueron unos segundos esplendorosos, quiso que los segundos se retrasaran para contemplar a gusto ese cutis de porcelana y esos ojos rasgados, en marcados en los lisos cabellos, se vieron de soslayo a través del parabrisas, él pudo verla mejor, pues las luces del coche encandilan a los transeúntes, iba acompañada por una adolescente que daba la apariencia de ser su empleada, Gonzaló guardó para si esa emoción, no pensó compartirsela a su mujer.
Llegando a casa, volvió a recordar el fugaz momento, recordó sus sonrisas, sus tremendas patadas infantiles cuando jugaban futbolito en su barrio, y le nació el deseo de hablarle, de insinuarle que la quería, que no la olvidaba, que muchas veces llegó a pensar que la convencería de regresar a su condición de mujer heterosexual, que lo intenatara, que fuera correspondida con su amor de años.

Pero solo fueron pensamientos, no la buscó y se dijo que eso eran ridiculeces, de un grandísimo ingenuo seudoenamorado.

Dos días despúes de nueva cuenta, casi tropieza con ella en la misma banqueta, ella y él iban en sentido contrario, pero tampoco esa vez le dijo algo.
¿Qué le diría, en caso de atreverse a hablarle?, ¿Cuál sería la reacción de ella?, una mentada de madre, un vete al demonio estaría bien, reflexiona Gonzalo, mientras ve la televisión y su esposa acostada en el sofá, le pide le pase el control.

Sunday, September 11, 2016

Heidi

Un breve saludo en face, pedí me escribiese al whatsapp
he estado esperando y atesorando cada uno de sus mensajes, me inspira curiosidad, adrenalina esa tentación, su mirada tiene tanto de pecado, y yo quiero creer que puedo resistirme a enamorarme de ella. 

Entre mis paradigmas intento no ser cursi, aunque recientemente le he escrito esto: 
Eres especial, no tengo ninguna Heidi en mis círculo de amigas, y es mentira que tenga un círculo de amigas, pero hay una verdad tu nombre me parece exquisito, ¿quién te puso así?... si uno pudiera adivinar el efecto que provocas en las personas, pensar como padre 😎 y decir esta personita va a ser especial, yo no sé porque te escribo, solo siento que lo ignoras, no sé para cuantas personas seas especial, hoy lo eres para mi.
no sé si deba marcarte
mejor te escribo.
¿Qué sigue?
---

(pero el gran pero, a estas alturas, alguien menor de treinta  a mi lado, es solo para emocionarme con su belleza, sin pecar en la cocuspiscencia)

La Rana Loca Jose Manuel Figueroa

Monday, August 29, 2016

La guapa y yo.

La guapa que ya no era mía,   conversaba conmigo y  en el  aire flotaba el  llamado  éxtasis anunciado.

Yo tomaba  café;  ella inesperadamente me convidó su mágica presencia, pero, en cuanto se sentó alzó la mano izquierda para quejarse de una esposa despechada le había cercenado  cuatro dedos, su mirada aunque hermosa revivió el terror, dijo al tiempo de señalar las cicatrices "Con un  picahielo también me dio de punzadas de 5 a 6 veces en la cabeza. No es justo amor..."

Ya no alcancé a escuchar las siguientes frases, ni quise que su  señuelo seductor me atrapara. Me puse de pie y di la espalda avanzando lentamente. Pensé, si ella no aprende todavía, yo sí.

La calentura extramarital tiene sus peligros.

Wednesday, August 17, 2016

De mágica, a mortal.

Cada 7 años cambiamos físicamente nos dicen los científicos, y ¿cada cuanto emocionalmente?.

En ese sentido me sorprende lo que has cambiado, yo creo que también yo, pero lo reconozco en ti, porque no he convivido contigo en al menos tres años, y me gusta, lo equilibrada que estás, creo que uno se equilibra más fácilmente con las personas no correctas, ni ideales sino idóneas. En ese sentido concuerdo en eso de que si (el hubiera no existe) "tu y yo" fuéramos parejas no anduviéramos bien para ningún lado. . . posiblemente. 

Y recuerdo lo que dijiste alguna vez tu solo quieres pechuga, y es cierto que bueno que solo eso queremos ambos de los dos. 

En la dinámica de aprender y evolucionar, adaptarme a las circunstancias hacer carne mis pensamientos, volver actos mis palabras, muy, muy pronto teniendo en cuenta la resistencia natural hacia el cambio propio de todas las personas, me ubiqué en el aquí y el ahora. 

Quisiera como era mi costumbre aderezar mis palabras con excelentes analogías  y muchísimos rodeos, pero ya me dijiste que medio lees mis correos y, yo también ya casi no escribo nunca, pues resumo. 

1.- Lo que funciona para ti, debe de funcionar para mi, eso que ni que, por puro sentido común, pues algo de ti  hay en mi, y viceversa. 

2.- Aunque no esté contigo ambos aplicamos eso de que "solo x hoy", si  y a veces hay excepciones --- o no?

3.- Yo por perverso no quería volverte éterea presencialmente, me había autoengañado y resistía soltarte, decirte no me interesas sexualmente, y aprendí que si seguía empecinado en obtener de ti alguna delicia caía en lo que no quería en lo convencional. 

4*atención* este no es un correo convencional

5.- Me sorprende y si no lo veo no lo creo, eres inmune a mi. 

6.- Es cuestión de enfoque, pero yo hubiera dicho (El hubiera no exite).... uy, así que chiste. 

7.- Me encanta todo lo que me formas, el pasado es muy valioso y aunque mágico es pasado; no obstante sobreviven algunas frases bien pronunciadas, momentos memorables que dirigieron mi personalidad hacia en donde hoy me encuentro. 

8.- De pronto siento alivio de no dolerme de que ya no nos pertenezcamos, como yo lo quería entender. 

9.- Vivo en evolución, ya no soy el que fui. 

10.- Aún y por tratarse de ti, por una sola de tus caricias, como dice la canción "Todo lo diera", *ver o escuchar NUBE VIAJERA*

11.- y sin embargo. 

12.- El tiempo y la distancia cura casi todo. 

13.- He compuesto en mi mente una versión de 500 noches, y me encanta, podría titularse: "De mágica a mortal, sin  morir en el intento"

@esdrascamacho

Wednesday, August 10, 2016

Regresando a casa








Ciudad universitaria
9 de agosto del 2016

No Puedo pensar en otra cosa que “debí estudiar en la U.N.A.M”…  sabiamente presentía que me atraparía. Arribé a alrededor de las dos de la tarde, caminé por los senderos entre los jardines que son verdaderos bosques, remansos de oxigeno y sitio de encuentros relajados entre las parejas de estudiantes que se prodigan su amor a toda hora.

Desconozco a qué hora termina la vida administrativa de la escuela, quiero decir a que hora concluyen las actividades propias de esa institución, pero quise recorrer y ver lo que pudiese en dos horas que había programado para conocerla. ¿Qué buscaba?, vivir la fotografía mental de la unam, aspirar su aire, conocer su infraestructura, observar el comportamiento de la muchachada.

Ingreso por uno de sus múltiples accesos, alrededor de la escalera que utilizo, cuando desciendo del metro que tomé de la estación Hospìtal General veo que hay puestos iformales de chacharas y comidas, me prometo degustar los tacos de canasta que ofrecen a 4 x 15 y 6 x 20.

El olor a pasto, si pasto verde quemado, quiero decir marihuana, es intermitente, leve. Veo que hay una organización para los que caminan y para los que usan la bicicleta; hay un estacionamiento encajuelado para los cientos de bicicletas que los alumnos recogen a la hora en que salen de sus facultades o campus.¿Cuàntas facultades tiene la unam?, y ¿Cuántos ¿Campus?.  Camino hacia la zona de restaurantes, hay comida desde 22 pesos, agua incluida. Siento que encontraré algún conocido. Igual y un hijo de un paisano, un exalumno de la escuela en la que enseño. Pero no, no hay ninguna cara conocida.

Recorro de una facultad a otra y se me antoja conocer rectoría,  sé que entre otras cosas que hay que ver, rectoría está entre las básicas. Pregunto por la biblioteca central y me responde el estudiante de ingeniería que está lejos que no puedo ir a pie, que espere el pumabus del otro lado de la calle. ¿Pumabus?, ¡conque así!. Y sin ningún costo, ya en  pumabus pregunto y me dicen que si, pero que aborde la ruta nueve porque la uno no me deja.

Rectoría es como la Meca de los protagonismos intelectuales, sobresale los murales que representan la conexión entre la cultura y la ciencia prehispánica, medieval y moderna, distingo que hay un guía de turistas explicando a su grupo que se distingue el pensamiento de Ptolomeo y Copèrnico. Y el área verde, wow, increíble lugar de descanso, pasillo donde los estudiantes comparten con otros los recuerdos de clases, hay también lugar en la que improvisan un concurso de ajedrez, a un lado cerca de unos edificios hay un grupo de jóvenes aprendiendo salsa.



Pienso que màs ha de tener, y en que tiempo lo conoceré, imagino sus propios laboratorios de ciencia, enormes bibliotecas, gimnasio, ¿estadio?, auditorio, teatro, clases, asignaturas, modelos educativos, servicios, promoción al arte y cultura, divulgación de ciencia. Fue breve mi estancia, hubiese querido platicar con alguien, con la misma sorpresa que yo .


Al salir, veo que hay tantos comercios relacionados con la unam, incluso en un stand portátil fuera de ciudad universitaria ofrecen uniformes blancos bordados con la leyenda Facultad de medicina, imprentas  y restaurantes. Como salí por un sitio distinto ya no encontré los tacos de canasta a ese precio, pero si a cuatro pesos cada uno. Comí cuatro.


El título de mi foto es regresando a casa, si no lo hice yo, espero mis hijos elijan y accedan a esta casa de estudios. 

Tuesday, August 02, 2016

El lenguaje del poder

El lenguaje del poder



Hay  un arraigo propio de los que confieren valor y significado a la vocación, a la misión natural universal de la vida, el de compartir, el de ayudar; tristemente hay quienes no practican el arraigo, no les conviene, su instinto tiene que ver con la destrucción, esa actitud es la del poder, quienes lo padecen están ciegos de uno a otro extremo, su conducta es anormal y dañina.


Son cobardes que para protegerse utilizan infinidad de estrategias, ¿a qué  le temen?... le temen a la sensación de ordinareidad, ese concepto es generado al cobijarse en el poder, “yo no soy del tipo que son ustedes”.


Están en el poder y se perpetúan por generaciones, es tan reducida la estirpe que en la acción se oculta deseo de consuelo, la esencia de su personalidad: ¡protéjanme!. No obstante sus métodos son agresivos e inhumanos. El poder les faculta, conviene fingirse ajenos.



¿Cómo resuelven los conflictos?. Apartándose del conflicto, utilizando la fuerza de sus guardaespaldas, poniendo barricadas, les dice algo esa frase de “Ni los veo, ni los oigo”… o la de “¿Y, yo por qué?”…o “Es mejor no leer… leer les amarga la vida”. Se ocultan, se niegan, rechazan y cuando afrontan, distraen la atención incluso de los afectados.

-         
¿Qué los hace distintos?
-          Obviamente el poder.

-          ¿Son tontos?

-          Para nada.

Al contrario, su inteligencia los mantiene ahí, en esa élite, esa burbuja que “protege”.


Aquí un ejemplo:


El descontento del magisterio en México es un tema de relevancia, se sabe que son demandas y protestas en defensa de los derechos plenamente garantizados en la constitución política mexicana.


El argumento de la CNTE (Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación) es que se modernice el sistema educativo, pero atendiendo y respetando las garantías laborales, incluyendo las características propias de la población tan distinta en cada región geográfica, por aquello de que México es una nación multicultural. Interés por considerar que ciertas escuelas no tienen debido al raquítico presupuesto asignado a la infraestructura, lo mínimo necesario para funcionar dignamente.


El Gobierno utiliza el lenguaje del poder para silenciar, para negar y cerrar filas en contra  de una sola propuesta: La abrogación de la mal llamada Reforma Educativa. La maquinaria aplastante que controla y dirige mensajes de persuasión que se difunden por todos los medios, denigra y ofende al movimiento magisterial, es su mejor apuesta, ahí se sienten a salvo de cualquier amenaza de los que ahora nombran “delincuentes”.


Es cierto, gran parte de la sociedad civil actúa por inercia adhiriéndose a las mentiras del gobierno, pero por otra parte, somos más la gente con conciencia y con capacidad de transformar este entorno de pobreza y miseria. Somos muchos los insatisfechos con la imposición y con la transgresión de las leyes en México.


¿Qué tienen en los oídos, qué tienen en los ojos y qué tienen en la inteligencia?, Estos que según son representantes populares, estos que según son servidores públicos, ¿En que se orientan cuando sirven a los intereses totalitarios de las trasnacionales?, ¿A dónde su compromiso con la humanidad?. Pero sobre todo, ¿Qué les hace pensar si no el mundo entero pondrá los ojos en la llaga abierta en la política mexicana?.


¿Serán tan atrevidos de ignorar, que la CNTE está dando una lección de lucha por la dignidad y el respeto a las garantías y derechos universales, no solo a Chiapas, no solo a México, sino al continente entero?-


Si no entienden nuestro lenguaje, la vida misma se encargará de hacérselo entender.


¡Larga vida a la CNTE!

¡Larga vida a la defensa de los derechos universales!




¡Larga vida a México!. 

Friday, July 01, 2016

Súbditos del amor


En uno de los descansos del largo viaje que hacíamos para volver a casa, me detuve a checar la mensajería de mi celular. Ahí descubrí su mensaje.

Ella vuelve a  hacerse presente, visible a través de un mensaje de whats app: “Hola
-          Esto es una invocación a la adrenalina”, pensé.
-           
A partir de ese momento conduje meditabundo a mi destino; mi acompañante creyó, debido a mi silencio que iba aburrido.

Luego de su ausencia física y digital de más de diez años, ese  sorpresivo mensaje  hizo que absorto enfocara mis recuerdos en esa etapa en la que nos conocimos y mi vida fue conducida por una mujer con tanta pasión.

Al llegar a un lugar con mejor señal, esperando que hubieran más mensajes revisé la foto de su perfil, tenía un mensaje tipo Tesalonicenses: “renovada por el espíritu santo y dedicada únicamente a la alabanza al creador”.

Pasaron otras cuatro o cinco horas para recibir otro mensaje escueto pidiendo el número de un conocido en común.

Pero yo,  ya estaba intranquilo, deseoso de tener un encuentro de mensajes o físico o lo que fuera porque solo ella fue capaz de llevarme del paraíso al infierno en temas del amor y el sexo.

No obstante su estado del whatsapp era un modo de evangelización a sus contactos.

El día siguiente me escribió…

-“¿cómo estás?

Y de nuevo mis latidos encendidos…

-          “Me haces falta, te lo prometo”.
-          Jajajajajajajajajaja… tu no cambias
-          Jajajajaja tu tampoco
-          Yo sí, estoy en búsqueda de la gracia y la paz, si quieres puedo compartirte el mensaje que es mi testimonio… Un día tuve una visión y ahí comprendí que mi misión en la tierra tiene que ser de acuerdo a las santas escrituras, en ese sentido vivir para el amor del altísimo
-          Ok.
Intenté variar el tema de conversación, evocando momentos de fuego carnal. A lo que insistió:

-          Me he alejado de la conscupiscencia, hoy solo hago la voluntad de mi padre
Caramba, dije osea que va en serio. Dios dijo “ayudad a los necesitados” y yo te necesito….

-          El te reconfortará y recibirá en su misericordia eterna.
-          
Mientras avanzaba más perdido me sentía. Así que, hastiado,  terminé por darle por su lado.

-          “Siento tu cariño, le dije, siento lo que dices, es tu poder de convencimiento…”
-          Si quieres podemos vernos y hablar más de eso.

Acordamos un café, y hablamos de temas impersonales, pensaba, “te doy una hora para que recapacites, y me des tu poder sexual”.
Al despedirnos, luego de casi una hora de charla, tomó mis manos para una oración, las condujó hacia su corazón.

Pronunció fuera de ese tono espiritual, siento tu calor, tu energía, tu impulso de vida.
Yo ya había perdido todo interés por hablar.
-          Podemos hablar en otro lugar si gustas… - dijo.

Terminamos haciendo el amor, como en aquellos días. Mientras reposaba mi cabeza en su antebrazo pensé.
“El sexo es el verdadero Dios y nos gobierna, soy también su súbdito”.



Friday, May 06, 2016

¿Cuál es el pecado de Marín Levario?

¿Cuál es el pecado de Marín Levario?

Levario, no Levarios me dijo cuando conocí a la maestra Carmen, toda mi formación de estudiante escuché de su pasión por la enseñanza, de su marcada forma de ser correcta, de exigir lo mejor, de pugnar por una calidad de pensamiento crítico y de mantenerse fiel a su genial impostura de llamar la atención más por su capacidad neuronal que por cualquier otro de sus atributos.
Nuestros encuentros se debieron a que se me asignó como asesora de tesis en el año de 1999, en la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Humanidades. Quise que su asesoría no fuese estrictamente una asesoría fría, indagaba tal vez de manera burda, detalles de una Carmen distinta, dijo dime Carmen, luego entonces le pregunté de su pasado en su formación académica en la ciudad de México.
- ¿Siempre te han dicho Levarios?
- ¿Qué cosas dices?, tú solo dime Carmen.
Asi con ese estilo original de sacar la vuelta a mis intentos porque no me exigiera más de lo que yo quería dar en el aspecto académico, dije - Por favor solo haz como que lees lo que yo escribo y al final pon tu firma como asesora, “francamente este es para mí un requisito”. Me vio fijamente y en silencio, creo que decepcionada, omitió una respuesta directa, me ofreció en préstamo un ejemplar del “Pensamiento Crítico VS Pensamiento Único”: dijo: Esto para empezar nuestra primera semana.
Yo creía que después de Sarelly no había nadie experto en Matterlat y resultó que en sus referencias bibliográficas Materlatt era uno de sus favoritos; Noam Chomsky, Umberto Eco, Ignacio Ramonet, Schopenhauer, Althousser, Gramsci, Heiddeger, Hebert Marcurse los otros, los que leí a consciencia porque cada encuentro con ella era un mini examen profesional.
No volví a insinuar que fuera menos estricta conmigo.
Su influencia en mi debió de extenderse tanto tiempo porque su conducta era de todo menos convencional, creo que su originalidad radicaba en sorprender a toda la comunidad en todos los sentidos, si tengo que nombrar un ícono de la irreverencia, ella está en primera fila.
No estaba, y no estoy a su altura para una conversación de índole documental, académica o filosófica, uno es tendiente a estereotipar o denigrar ciertas corrientes de pensamiento o actitudes en moda por fuerza de costumbre, influencia de los mass media, por ignorancia, ella iba precisando epistemológicamente cada cita que pronunciaba.
Por eso fue un reto, por eso amé su personalidad, porque inspira a usar más la razón y menos la intuición.
Me incitó a ser un conversador de su nivel, menos sarcasmo más argumento. Menos pose más autenticidad, menos alineado más libre.
¿Cuál es el pecado de Marín Levario?.
Su escepticismo para con las asociaciones civiles, su valentía, el espíritu de la reivindicación de los derechos ciudadanos, la vocación de libertad.

Saturday, April 16, 2016

¿Son nuestros enemigos los maestros?




Custodiados con celo, esposados y evidenciados cual miembros de una categoría infrahumana, los maestros aprehendidos la  tarde del 15 de abril del 2016 en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez Chiapas, México son trasladados con un cerco de seguridad de proporciones monstruosas.

Siento un ahogo, un desconcierto, un dolor del alma cuando veo las imágenes del descenso de vehículos oficiales para abordar el avión con destino al centro del país, su destino: los centros de readaptación social.

El pregón millones de veces repetido en los medios de comunicación: sus demandas son  indebidas, lo métodos peligrosos.

El debate siempre tendencioso de la aplicación de la reforma educativa para los profesores de todos los niveles, es reiterado a través de distintos canales con inserciones millonarias. En todos los sectores publicitarios  se habla de las “bondades” del nuevo sistema de control y reglamentación del servicio profesional docente, pero nada se dice del abandono a temas de seguridad social y responsabilidad de las autoridades educativas por mantener vigentes los preceptos que han dado certidumbre al oficio del profesor.

La opinión pública (tendenciosa por haber sido manipulada) señala con voz de mando que los “parasitos” maestros se niegan al progreso de la patria; informada a través de los noticiarios más populares, niegan al maestro su vocación y su derecho a pensar distinto, su derecho de abogar por mejores condiciones laborales y luchar por el bienestar de todos, pues la defensa de un derecho es la defensa de todos los demás.

Ignoran u olvidan, o quizá desconocen porque no es lo mismo ver los toros desde  el palco que lidiar con ellos, que hay una realidad única y que es el amparo y privilegio de la clase que dirige y dicta lo que conveniente en la política pública del país, mantener una población enferma física y mentalmente,  carente de voluntad para reconocer que se promueve con métodos muy placenteros como el show deportivo y artístico un estilo de vida inconsciente, ajeno al desarrollo y convivencia armónica.

La mayoría contribuye con su crítica y su sorna al desprestigio de los otros, los inconformes, los afectados, los que con espíritu y pensamiento crítico denuncian la aversión del sistema del poder, estos que hoy son llamados rebeldes, son los que resisten, los que también señalan con los únicos métodos que deja al alcance el poder, la realidad paralela de injusticia, de corrupción y de abandono en donde nos encontramos.

¿Quiénes son los violentadores?, ¿Quiénes son los transgresores?, será acaso que los que primero reforman la ley a conveniencia de unos cuantos, aquellos que a su antojo manosean el contenido de la constitución política mexicana, los que se niegan al diálogo, los que no escuchan, los indolentes, los juniors que desprecian la clase trabajadora, son los que niegan  el derecho a la existencia a otros mexicanos, todos nosotros.

Nada dice la sociedad del descuadrado estilo de vida que se lleva en los hogares de todos los mexicanos, del horror en que crecen millones de niños en medio de violencia, mismos que en cuanto crezcan diseminarán a su vez la semilla de la podredumbre social, pues de víctimas pasarán a victimarios, perpetuando el patrón de vida que se les ha confinado. Hombres y mujeres sin ambición y sin derecho, sin oportunidades de vivir de distinta manera, gente que tendrá recelo y resentimiento para con la mayoría, porque el mal no está en ellos sino en la impartición de la justicia y el progreso.

Nada dicen de que un estudiante no tiene un panorama de futuro, porque no sabe si vivirá lo suficiente, porque quizá tampoco quiera si es en esas condiciones indignas, en dónde el tiempo se gasta en lamerse las heridas de una humanidad carente de valores, en las que las palabras olvido, descuido y vicio se repiten en cada hogar, en la que la violencia se manifiesta ordinariamente en los diferentes planos. . . familias desintegradas, hijos adictos, madres en el olvido, padres alcohólicos, niños preocupados.

No se ha reflexionado que donde hay que pedir cuentas es en el  sector político que distrae y confunde, evade y corrompe.  La prisa con la que se nos violenta a tomar partido,  no nos da tregua ni  respiro  para que cese  el odio entre hermanos, precisamente por eso hoy el pueblo actúa contra el pueblo y es celebrado.


Hoy tendríamos que unirnos pues no es entre nosotros la lucha, sino con ellos.  

Thursday, April 07, 2016

ALGUNA VEZ TUVE 30 AÑOS

Tengo 30 años. La edad en la que Jesucristo inició su ministerio con valor, con decisión, su misión en el mundo como hombre.
Tengo 30 años y reconozco que tengo algunas cosas claras, ciertas… pero mi criterio o mi intuición me indica que desconozco mas de lo mucho que existe.
Tomando como referencia que hoy la gente fallece a los 60 años en promedio, he recorrido ya un cincuenta por ciento del camino de la vida, el pulso indomable de mi adolescencia ha equilibrado su ritmo; Las verdades se van despejando, la vejez te penetra calmadamente, es el inicio, es el principio de tu descenso, del aterrizaje a la mesura y la discreción.
La experiencia que he acumulado en estos años, es relativa; de pronto me doy cuenta que yo soy el que tiene que dar consejos a los niños y adolescentes, en vez de recibirlos. Pasé de ser un rebelde sin causa, a un recitador de sermones caseros. ¡Que bochorno por Dios!.
Todavía resuena de vez en cuando esa trillada frase que la juventud sesentera pregonó: “Nunca confíes en alguien mayor de 30 años”, …es para reírse de uno mismo: “hasta de falso hedonista, los rolling stones me culparían”.
Cuando pequeño, mi impaciencia inquietante me quemaba los dedos por practicar los calores de mi alma, era el llamado eterno de hacer ruido en el silencio, la espera que desespera, la vida en antesala , el fragor desconocido, la flor en su envoltura.
Como todos alguna vez he querido ser poeta,( ¡el que diga que es mentira, que arroje la primera piedra!), mas o menos, alrededor de los 15 años cuando la marea efervescente de la adolescencia es, estimulada con historias humanas fantásticas.
El desamor me enseñó que el cielo y el infierno están unidos. Lo ideal se termina y principia la realidad. Si se quiere pertenecer a la sociedad, hay que ser útil. La filosofía es materia negada cuando urge devengar un salario para comprar los artículos básicos para tu comodidad.
Me han contado que al llegar a esta edad, se sufre una “crisis existencial”, en la que separas el Porvenir con el pasado; la obligada meditación después de la metamorfosis. Yo solo escucho, sin asentir, ni discutir, es poco lo que quiero decir, en torno a eso.
Se puede vivir sin ideas, pero nunca sin placeres. Yo tengo una idea gracias a un placer, luego entonces si hay una cosa, hay la otra. Arribo a esta edad, sin triunfalismos, pero también sin tormentos espirituales. Jamás ha sido mi intención hacer protagonismos de lo ordinario, no pienso en el desperdicio de los años en que perseguí valientemente las pasiones mundanas, las garrafas encendidas del desenfreno. Si pienso en lo que tengo, en mis obligaciones, pienso en la dicha del milagro de la vida y en la satisfacción de sobrevivir al infierno de los egoísmos.
Entre mis vicios permanentes se hayan, el ver películas en cine o en casa, leer libros, escuchar buena música, de vez en cuando tomo alguna fotografía que me llena de satisfacción, pues la realidad es otra cuando se conserva en una imagen; también de vez en cuando vuelco mis demonios en uno que otro texto que después reparto a mis amigos.
Hoy, a los 30 caigo en la cuenta que la guerra que fabriqué, está en el desierto, removiendo el viento. EL pase de barra libre se agotó. El invento de alternativo en la materia, encontró un lugar en el corazón. Hay cosas que uno quisiera no olvidar, los ambientes felices en los que se fue el centro de atención, en fin, después de un tiempo se asimila que todo en la vida es irse, igual que los cambios de piel en las serpientes.
Hoy el autobús se detuvo y me obliga a bajarme de ese mágico recorrido que excitó mis neuronas, que me alentó a la vida y que hoy en otra etapa, me recibe.
Me siento como dijera alguien: “en mi etapa más fecunda”; sin pretender la madurez absoluta me concentro más y mejor en asuntos cardinales.
Hoy estoy de buen humor, de mejor humor que en mi pasado, percibo que los valores como generosidad, esperanza, lealtad son posibles y han estado conviviendo siempre conmigo, aun sin que yo haya querido.
A estas alturas, lo único que pido es mantener el tiempo posible esta sobriedad, este equilibrio entre la pasión y mi conciencia. Vale también agradecer a todos los que he visto, de los que he aprendido y de los que no, de los que están y los que se fueron. Hoy tengo lo bueno de ustedes, lo que me ha sobrado es porque no le hallélugar.si tengo que elegir alguna meta, esa es la de ser útil.
Algo me dice, que no estuve equivocado.

Pago lo que tengo.

Thursday, March 31, 2016

Priscila II




Priscila reapareció… eso era lo único que logró hacer que desatendiera mis intereses en la tarde familiar que me encontraba, intenté no evidenciar mi desazón, mi prisa, mi otro interés: el de estar en dónde ella me lo pidiera.

En ese lugar tan recóndito que  elegimos  para practicar fotografía de paisajes , a mitad del camino sonó el celular y era ella; respondí aún sin saber si no estaba equivocándose.

Dijo: -“Voy a tu ciudad me encuentro en el intermedio, “¿dónde estás?, necesito verte…sólo quiero hablar y que  me escuches”.

Mi respuesta fue tácita:
-  Estoy a una distancia considerable, pero si me haces tiempo te veo ahí a las siete.
- Por favor te apuras, si no estás a esa hora, tomo el primer taxi y me regreso… ¿verdad que no te olvidarás de mí?.
- Cuenta con ello, te veo ahí mi vida.

Colgué y enseguida me dejé llenar de adrenalina, también incertidumbre, ¿ en qué condiciones quería verme?, ¿Cuáles eran las circunstancias que la hacían hoy querer verme con urgencia?, ¿Conseguiría ir más allá de las palabras hoy?.

Sabía la imposibilidad de tener un romance duradero con Priscila, no era yo libre… ¿y ella? .

Priscila era en los años en que ambos estudiábamos la universidad, una chica trabajadora, luchona y comprometida con un empleo de medio tiempo en la oficina en donde yo daba mi servicio social. Admiraba su elegancia y su estilo, me inspiraba tanta ternura y  me enamoré sin poder nunca expresárselo. Mi límite fue el dinero ¿cómo lograr una cita si ni para el colectivo tenía en ese entonces?.

El episodio reciente y que nos puso en peligro a ambos cuando a través del Facebook me contactó luego de diez años  sin sabernos; agendamos  una cita y nuestra charla fue amenazada e interrumpida  por su marido furibundo en el bar justo cuando comenzábamos a beber la primera de las seis cervezas ordenadas. Pero ya me había puesto al corriente de los conflictos con su pareja.

Luego de eso ya no retomamos la comunicación. Preferí aplicar el dicho “más vale que digan aquí corrió, que aquí expiró”.  Nos enviamos de vez en cuando un saludo en el Facebook o el whatssap, pero nunca profundizamos, pretextando estar  muy ocupados. Pero  ¿Qué habrá pasado en el presente paralelo a ese momento congelado en que se interpuso el marido furibundo?.  Mejor dicho será que ya había logrado esquivar las cadenas que la aprisionaban, recordé su  llamada: “necesito desahogarme y solo contigo podría hacerlo… no quiero saber nada, salí de casa sin mucha ropa y no sé si suficiente efectivo”.

Naturalmente el dinero no era un problema, yo me haría cargo de sus gastos, el problema en sí era como pasar de las palabras a los hechos, cómo degustar de sus encantos que obnubilaron mi capacidad de concentración.

Volví de ese lugar  y sin demora me despedí de tios, parientes, primos y conocidos todos asombrados de que anunciara mi retirada ya que el encuentro familiar se había dado en fecha de asueto y no había pretexto para romperlo.

Encendí el coche y quise que le salieran alas, en la primera de las vueltas  de la carretera cuasidesconocida el auto patinó recordándome que no hay nada estable cuando hay grava suelta y velocidades altas. Una vez controlado, me precisé: “mantente a salvo de lo contrario no llegarás a ninguna parte y a ella menos”.

La velocidad con la que conduje fue estimulante, iba ensimismado recordándola,  imaginando que aunque solo nos abrazáramos y besáramos valdría la pena, sería un manjar, un caramelito, un pedacito de malvavisco, sería un placer beberme con los ojos su  talante.

Volvió a marcarme a medio camino. Pensé ¿cómo lo hace?, porqué justo en los únicos lugares del camino donde puede encontrarse un poquito de señal de telefonía celular, logra hacer que mi celular  enlace su llamada.

-          Ya estoy instalada en el hospedaje que me recomendaste… ¿ya vienes?. Oye, no sé si traiga efectivo para hacer el pago.

-          Yo llego en menos de una hora, ya estoy en camino, mira por lo de tus gastos, yo me ocupo ¿ de acuerdo?.

-          Ok.

No aceleré más porque la orografía no lo permite y mi auto  tampoco, pero ya estaba más cerca que a un principio de ella.

Iba viendo mientras conducía espectaculares paisajes que no fotografíe. Camas  y cascadas de nubes arremolinándose sobre las montañas de la sierra, crepúsculos   que  pasaban del dorado al cian y magenta, pero no quise detener la marcha, no era nada más importante que ella: Priscila.

Terminado el trayecto fui directamente a su habitación, toqué y le di el anhelado abrazo que sostuve hasta que un pálpito en mi bajovientre anunciaba una erección. La solté pretendiendo no comer ansias ni mostrarme proclive a la voluptuosidad.

Se divorció hace tres años, no sé si ha tenido novio, ¿cómo no?. Y dijo me sentí sola y quise agarrar camino, en realidad voy a un municipio un poco más retirado, pero como me quedabas de paso, quise saber de ti.

Con sutileza le hice saber mis deseos del encuentro de almas y cuerpos, de compartir la alegría de sobrevivir a las adversidades y de las necesidades humanas que hay que atender sino de manera continua, si con gente sana, educada y amorosa. Por supuesto yo en primera fila.

Me pidió dar un paseo en el coche,  nos detuvimos en el mirador de la ciudad y me dijo
-          Es difícil ser mujer
-          Me lo imagino
-          No quiero equivocarme
-          Cuando quieras búscame

Ya  en el auto, planteé mi pasión vehemente, mi amor y mi ternura, mi manera de controlar mis instintos por respeto antes que todo.

Me escuchó largamente y no ocurrió más que eso. Al poco tiempo me dijo “Creo que te tienes que ir”.

Yo le dije, deja que desacelere mi corazón, mientras tanto  goza mi olfato y mi mirada, lo que tanto sueño y valoro como algo exquisito y único.

Más tarde camino a casa pensé, tendré siempre esa suerte para con las mujeres…. O será que de plano me creo eso de que me enamoro  del espíritu, más que de la carne.

25 de Marzo del 2016

Región Sierra “El Mariscal”