Tuesday, April 21, 2015

La vida ha sido generosa conmigo. Sandra de los Santos

Comparte esta nota
  
La vida ha sido generosa conmigo. Me ha dado la oportunidad de ejercer dos oficios que me llenan a plenitud: el periodismo y la docencia. Ni uno se contrapone al otro, por el contrario, andan caminando juntitos.

Soy periodista desde hace 14 años y docente universitaria desde hace seis años. Jamás he ocultado que soy maestra de periodismo en el Instituto de Estudios Superiores de Chiapas (IESCH) y devengo un salario por ello. Mi trabajo en ese lugar se limita a la cuestión académica y estoy muy a gusto con eso.

Desde que inició el proceso electoral federal un blog ha difundido información difamatoria y calumniosa en contra de mí persona. Decidí no responder a esta acción con el afán de no darle atención a una campaña de desprestigio.

Sin embargo, ayer desde cuentas anónimas de las redes sociales enviaron estos textos a mis  alumnos. ¿A qué persona tan perversa se le ocurrió semejante bajeza?

Ante mi decisión de ignorarlos, decidieron involucrar a personas que me interesan. ¡Caray! Actúan como mafiosos. Lograron su cometido: tuvieron mi atención. ¿Qué clase de persona sería, sino me indignara cuando se han metido con mis dos oficios y con quienes quiero?
Siempre he tenido claro que el objetivo de estas campañas es hacer que perdamos nuestro objetivo –el mío es informar y ayudar a la construcción de ciudadanía desde los dos oficios que ejerzo-. Buscan que perdamos el tiempo haciéndonos subir a su tren de lo absurdo.
Con este texto no busco responder a quienes están realizando esta campaña. Sería inútil. Sino intento responder una pregunta que de manera reiterativa me han hecho:”¿Qué piensa de todo esto?”

Pienso que la ciudadanía no nos merecemos semejante espectáculo. Pienso que este tipo de campañas continúan porque los políticos y las políticas las fomentan con su falta de propuestas y sus pleitos baratos.

Pienso que las personas que estén detrás de esta campaña han perdido lo más importante que puede tener un ser humano o humana: la dignidad y eso me entristece. Con la pérdida de la dignidad de una persona pierde toda una sociedad.

Pienso que hay que trabajar más en el tema de los derechos humanos. Me cuesta trabajo entender cómo a estas alturas se usa como ofensa el decirle a alguien homosexual o lesbiana.

Pienso que sino interpongo una denuncia en contra de quienes resulten responsables de estos hechos estaría contribuyendo a que este tipo de actos se sigan dando. Así que por eso interpondré una denuncia y estaré vigilante a que se le dé seguimiento.

Pienso que todos y todas como sociedad debemos de hacer esfuerzos para que este tipo de acciones no se vuelvan en algo común. Ni acostumbremos a las y los jóvenes a que esto es algo normal y tolerable. No lo es. Por eso no lo quise dejar pasar, porque si seguía ignorándolo sería darle un mensaje equivocado.

La indignación debe ayudarnos a movilizarnos de una manera propositiva. Soy una convencida de la democracia y la construcción ciudadana. Desde mi oficio como docente y periodista intento abonar en ambos temas. Continuaré, como hasta ahora, reportando los temas de interés público, incluido los comicios electorales.

Les he dicho lo que pienso así que es la primera y última vez que me refiero a este tema de manera pública.

No comments:

Post a Comment