Friday, October 17, 2014

Texto de @HeroinaTragica

Manufactura Epicúrea
lo soñó o lo escribió Jo en 8:30:00 a. m. octubre 15, 2014
lo tomé porque  me ha gustado y he colgado en este blog hoy 17 de 10, 2014.


Después de creer en las rachas malas, siempre vienen las buenas, A veces, perdemos la perspectiva y negamos nuestro instinto por miedo, miedo a estar solos, a cometer errores, a no ser capaces de recuperarnos al dolor,  a los malos recuerdos, a la ruina....

Sólo que de nada sirve anticiparse al futuro porque desde siempre encuentra la manera de sorprendernos. si ponemos un poco de distancia y perspectiva, todo cambia, así que seamos positivos con el karma por delante, la conciencia tranquila y un lema como el de "no hay mal que por bien no venga"...
La vida no es interesante a pesar de los problemas, la vida es interesante a causa de ellos. Cada problema es una oportunidad, no para aguantar o arrastrarse es para hallar respuestas unas mas elegantes que las anteriores y tomando notas mentales sobre como hacerlo mejor la próxima

Hace días he estado pensando que la vida es mas corta de lo que imaginaba. No sé si ya he madurado, o si tengo conciencia. Lo que si sé es que complicarnos la vida y pasársela mal, creo que es como un deporte favorito de muchos que ya tuvieron suficiente con traer el ceño fruncido y andando así ya a los 50 ya se les quedó fijo hasta en la forma de vivir.  Todo contribuye.

De una manera u otra sentimos que en el país donde crecimos hay menos o tantas oportunidades como taxis a la hora de comer o trenes del metro un domingo en el que ya vas tarde.
Las calabazas modernas son esos taxis ahora, las cosas no cambiaron mucho desde los griegos. El mundo sigue dividido entre platónicos, epicúreos y estoicos.

Puede que seas platónico. Cuya vida se plantee hacérsela mas interesante en la perspectiva de cambiar al mundo, o un estóico que se conforma con aprender y ganar serenidad a base de conocer mas y mejor.  Un epicúreo tendrá siempre la premisa de encontrar la hermosura misma que lo rodea e impregnarse de ella cada día con cosas sencillas o afables,

Lo cierto es que hasta ahora nadie nos ha definido una vida interesante como una vida en soledad. Ahora mismo, en las propias crisis que nos tocan vivir pasan mas taxis que oportunidades para prosperar pero, ¿saben? no tenemos que irnos muy lejos para encontrar a la gente que queremos, aún no formen parte del día a día. A veces, basta abrir el ordenador y les buscas. otras fuera de el.

Hacer chocolate caliente y ver televisión con una mantita

Tener flores en la mesa

El bien de la felicidad no tiene que complicarse, es el goce de las cosas simples o compañías, aunque el placer sea momentáneo y fugaz pues la felicidad es imperfecta. Tal como debe ser

Thursday, October 16, 2014

Elena Poniatowska en Chiapas

De los jóvenes depende el futuro de México: Elena Poniatowska



Comparte esta nota
  
Foto: Francisco López Velásquez/ Chiapas PARALELO.
Foto: Francisco López Velásquez/ Chiapas PARALELO.
¿Qué dice esa mujer de baja estatura, que se siente como gelatina sentada en un sillón morado y que cuando habla a sus 85 años hace que cientos de jóvenes se callen y la escuchen con atención? ¿Qué clase de escritora será esa mujer que habla de Rosario Castellanos con gran familiaridad y que dice que lo que la motiva a levantarse todos los días es lo mismo que motiva a un adolescente de bachillerato?
Elena Poniatowska ofreció ayer una conferencia en la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach) en un auditorio llenó de jóvenes. Durante más de una hora la escritora habló del movimiento de 1968. Su discurso jamás sonó a pasado, sino a presente.
Habló de las y los jóvenes. De los normalistas asesinados y de los desaparecidos. Del PRI y de la corrupción. Habló de cómo las universidades deben de proteger a sus estudiantes. Habló de justicia, de indignación y de esperanza. Eso es lo que dice esta mujer que asegura que escribir y vivir es lo mismo.
Cuando un alumno universitario le preguntó sobre cómo veía a Chiapas y sus gobernantes, la propia escritora dijo “me ando yendo por las ramas ¿verdad?”, y es que se limitó a decir que le había caído bien el rector de la Unach, Jaime Valls; que se había sorprendido de la energía de las y los estudiantes de la universidad; que admiraba a Rosario Castellanos.
Lo que quería decir de Chiapas lo dijo en su discurso del martes por la noche en el Auditorio Constituyentes cuando recibió el honoris causa. Retomando un discurso de Belisario Domínguez dijo: “es un lugar donde los gobernadores se dejan llevar por la ambición y sólo se afanan en hacerse ricos a expensas del estado. Eso ha sido la triste historia de Chiapas. Esa es su historia actual”.
Después de la conferencia, que ofreció dentro del programa de “Vive tu medio” que organiza el Sistema Chiapaneco de Radio y Televisión y la Unach, la escritora autografió libros en la librería del Fondo de Cultura Económica.
En Archivo Sonoro se puede escuchar completa la conferencia que disertó Poniatowska en la Unach.
La escritora y periodista Elena Poniatowska demandó a los jóvenes asumir una actitud más activa y participativa, porque de ellos depende el futuro de México.
Foto: Francisco López Velásquez/ Chiapas PARALELO.
Foto: Francisco López Velásquez/ Chiapas PARALELO.
“Con sólo mostrar su rechazo a determinadas acciones políticas, los jóvenes cumplen con su responsabilidad ciudadana. Con sólo decir que no, como lo hicieron en 2012 (cuando nació el movimiento #YoSoy132), hace dos años, se comprometen con la salud política del país”, dijo.
Ante aproximadamente 500 estudiantes universitarios de las carreras de Comunicación y Periodismo que participaron en el evento “Vive Tu Medio”, organizado por la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) y el Sistema Chiapaneco de Radio, Televisión y Cinematografía, la escritora hizo un esbozo del movimiento estudiantil de 1968 y sostuvo que, como en ese entonces, ahora el gobierno persigue y criminaliza a los jóvenes.
Con el recuerdo fresco de los sucesos que le tocó vivir en aquellos días de octubre, recogiendo testimonios que luego plasmó en su libro La noche de Tlatelolco, Poniatowska cautivó a los universitarios, a quienes narró los hechos que conmocionaron al país.
Fue un reto que lanzaron los estudiantes al Estado mexicano, que actuó de una forma represiva, subrayó.
“El movimiento estudiantil sacaba de quicio a todos aquellos que en la Cámara de Diputados aplaudieron de pie las medidas tomadas por el presidente (Gustavo) Díaz Ordaz y ejecutadas por su segundo, Luis Echeverría, el 2 de octubre. El movimiento estudiantil desafiaba el orden establecido y ponía en peligro la autoridad del gobierno, la de los empresarios y los jefazos”, sostuvo.
Luego explicó cómo es que se persiguió, acosó y criminalizó la protesta social en 1968, y llamaban alborotadores a quienes protestaban con demandas que ni siquiera eran del orden académico, sino social.
“México era la sede internacional (de los Juegos Olímpicos) ¡qué gran honor! Y con sus desmanes, los locos, esos irreverentes y pendencieros estudiantes ponían en peligro el prestigio del país, el de su dirigencia”.
Para la autora de Hasta no verte Jesús mío, esa tragedia escindió la vida de muchos mexicanos, antes y después del 2 de octubre. “1968 fue un año que nos marcó a sangre y a fuego. 1968 es el año del descontento de los jóvenes en todo el mundo entero”, dijo. Y es que ese año hubo otros movimientos estudiantiles en Francia, Checoslovaquia y Japón, pero ninguno tan violento como el nuestro.
“El fuego intenso duró 29 minutos. Luego los disparos decrecieron, pero no terminaron. Una señora dijo al diario Excélsior: ‘Esto lo veía yo en las series televisivas llamadas Combate y jamás pensé que las vería en realidad’.
“Hoy, a 46 años del movimiento estudiantil, en 2014 ¿han terminado los balazos? Desde luego que no. En las calles de la Ciudad de México y en muchos lugares de la República, donde campea la violencia, el movimiento de 1968 fue la punta de flecha de otros enloquecidos movimientos de pureza en nuestro país. Otros escritores como José Revueltas, otros ingenieros como Heberto Castillo, otros Gilberto Guevara Niebla, otros Raúl Álvarez Garín, otras Roberta Avendaño “Tita”, otras Ana Ignacia Rodríguez “La Nacha”, otros Salvador Martínez de la Roca “El Pino”, han aparecido en nuestro país desde entonces”.
De acuerdo con Poniatowska, de aquellos sucesos violentos aún quedan varias incógnitas, pues nunca se ha revelado el número exacto de muertos, aunque el periódico londinense The Guardian tasó la cifra en 250. “Quizá nunca sepamos el número exacto de abatidos esa noche del 2 de octubre en Tlatelolco. Sin embargo, resonará en nuestros oídos durante muchos años la pequeña frase explicativa de un soldado al periodista del periódico El Día, José Antonio del Campo:
“–¿Son cuerpos aquellos que están ahí amontonados?
“–Son cuerpos, señor”.
En su intervención, la periodista habló de Raúl Álvarez Marín, quien falleció el pasado 27 de septiembre.
“Muere en el momento en que aparecen cinco normalistas muertos en Ayotzinapa; muere en medio de una cacería de opositores en Morelos. ¿Qué diría Raúl del joven futbolista de 15 años, José Evangelista, cuyos tenis aparecieron encima de su ataúd, porque vino a jugar fut como parte del equipo de Los Avispones y encontró la muerte en su autobús, volcado por obra de pistoleros y policías en la carretera Iguala-Chilpancingo? ¿Qué diría de los seis asesinados y los 43 normalistas desaparecidos en Iguala? ¿Qué diría de la muerte de tres jóvenes el 21 de septiembre en Maravatío a mano de cinco policías michoacanos?”.
Prosiguió: “Raúl Álvarez Garín muere en un país en manos de la guerra sucia contra el narcotráfico, en un país que nos hostiga, en un país en el que se encarcela a los adolescentes, se les acusa y se les considera violentos, alcohólicos, drogadictos, desertores de la escuela, ignorantes e inservibles ¿Qué diría de un país en el que se mata a los chavos? En un país despiadado con su gente pobre, despiadado contra los migrantes, implacable con los niños. Un país que daña a sus habitantes, un país en el que todos los mexicanos podrían preguntarse ¿quién nos protege? ¿En dónde hemos venido a asentarnos? ¿Qué diría de lo que está sucediendo ahora en el reglamento y las modificaciones al plan de estudios del Poli que disminuye el grado académico a técnico y convierte a cada muchacho en mano de obra barata?”.
Luego citó e hizo suyo un párrafo del artículo de Adolfo Sánchez Rebolledo publicado en La Jornada el pasado jueves 9:
“Mientras el Estado mexicano sea incapaz de asegurar la gobernabilidad mediante la justicia y la ley, la delincuencia seguirá colonizándolo, aprovechando para sí misma el ‘orden’ legal. No podemos pasar por alto el hecho de que estas matanzas involucran a los más débiles, a esos ciudadanos cuya desaparición no perturba –porque no existen para ellas– la vida cotidiana de las élites, lo cual muestra no sólo el filo irracional, demencial, de la violencia criminal, sino su siniestro clasismo, su carácter instrumental”.
Ante los universitarios reunidos en el Centro de Convenciones de la UACH, la autora de El universo o nadaLeonora y La piel del cielo, entre muchas otras obras, mencionó que de los jóvenes “depende nuestro futuro, el gobierno y las circunstancias, el futuro de México”.
Los jóvenes, agregó, “son el futuro y ya dieron una muestra de lo que pueden hacer con su movimiento, en el Distrito Federal, en una Universidad donde papi suele darle su coche a su hijito, en una universidad de ricos, la Universidad Ibero, la del #YoSoy132, ese movimiento que cambió la visión que los estudiantes de las escuelas públicas tenían de la Ibero”.
Recordó que en 2012 “nada mejor pudo unirlos como universitarios que esa declaración en el momento en que enseñaron con entereza sus credenciales en internet aclarando que eran estudiantes y no porros ni gente pagada, como pretendió divulgarlo el PRI”.
Y hoy como siempre, dijo, “con sólo mostrar su rechazo a determinadas acciones políticas, los jóvenes cumplen con su responsabilidad ciudadana. Con sólo decir que no, como lo hicieron en 2012, hace dos años, se comprometen con la salud política del país.