Friday, August 19, 2011

EX - NOVIOS*


Un historial del que nadie se libra.
*EXTRAIDO DE: http://www.chilango.com/ciudad/nota/2011/08/18/18-tipos-de-ex-novios


Ex penita ajena:

Es aquel que en algún momento significó mucho pero que ahora es innombrable e incluso llegamos a negarlo, preguntándonos: "¿En qué estaba pensado?. Es nuestro lado opuesto, no nos gusta cómo se viste, las cosas que escribe en facebook e incluso vemos fotos con su nueva pareja y pensamos: "¿por qué anduvo conmigo si ahora anda con "eso"? Todos tropezamos alguna vez con un(a) novio(a) vergonzoso.


Ex Facebookero:

Es el típico ex novio que hace años no ves, pero lo tienes súper presente porque comenta absolutamente todo lo que pones en el Facebook. Ya "no le gustas" según él/ella, pero basta con que escribas "tengo frío" para que el ponga "ponte una cobijita".
Muchas veces estos(as) exs no se atreven a comentar, por lo que sólo ponen "like" a todos tus movimientos para seguir presentes.


Ex políticamente correcto(a):

Jamás olvidará una fecha importante, siempre llama en tu cumpleaños, el de tu mamá, el de tus hermanos, navidades y años nuevos. Lo más extraño es que sus llamadas son frías y van al grano. Es imposible no preguntarse: "¿como para qué llamó?". Recurren a frases cómo: "que dios los bendiga", "les deseo muchas bendiciones", "¿cómo están todos de salud?".


Ex busca fiestas:

Este(a) nefastito(a) sólo quiere reven, a como de lugar, es descarado y sin escrúpulos. Es capaz de llamar a las 2 de la mañana preguntando: "¿dónde es el reven?". Lo que más coraje da es que llama de un celular prestado o manda mensaje de texto, jurando que le contestarás.


Ex transfomer:

De oruga a mariposa, es el ex que no puedes reconocer de lo cambiado que está. Pareciera que estás viendo a una persona completamente diferente, es más, ahora crees no conocerlo en lo absoluto. Puede ser que pasara de fresa a emo o de roquero a científico serio. Podría representar un peligro, si su cambio te gustó no te lo podrás sacar de la cabeza en un tiempo.

Ex "preséntame un(a) amigo(a)"

No ha entendido que eres su ex novio(a) y jamás lo entenderá, para él/ella es muy normal preguntarte si no tienes un amigo o conocido que le presentes. Nunca le has dado señales de ser su amigo(a) ni siquiera, y aún así quiere que te tomes la molestia de buscarle pareja.
Muchas veces esta petición es una mascara para ocultar inseguridad o probar que es "muy alivianado(a)".


Ex paño de lágrimas:

En ningún momento te pusiste un letrero que dijera: "me interesan tus problemas", no sé porque este ex se toma la libertad de llamarte cada vez que está triste. Es capaz de marcar o pedir que se vean para contarte sobre su última ruptura. Atesora tu consejo y no encuentra, en nadie, lo que tenía a tu lado. Lo malo es que no sabe procesar esa información y la disfraza con "crisis emocionales" inexistentes.


Ex utilizado(a):

Este es el ex ñoño que está dispuesto a ser tu compañero incondicional con tal de verte y estar a tu lado. Te quiere mucho y de verdad le preocupas, pero tu eres fiestero y sólo lo usas cuando no tienes quien te lleve a una antro. Es clásico que le llames cuando te peleas con tu novio(a) para usarlo como "venganza", pero la realidad es que no te atrae ni un poco.

Ex mejor amigo(a):

Con él/ella tuviste una relación muy importante o una relación pasajera pero muy divertida. Vivieron muchísimas cosas juntos, conocen sus virtudes y sus defectos, aún hay atracción sexual pero sabes que son sólo amigos. Salen seguido y ríen a carcajadas cuando están juntos. Siempre contarán el uno con el otro, e incluso podrías llegar a ir a su boda sin ningún problema, no sin antes echar un último acostón. ¡Traz!


Ex amante:

Llevas mucho tiempo sin sexo y no te gusta acostarte con desconocidos, así que prefieres tener tus queveres con alguien de confianza, ¿quién mejor que el ex novio(a) que es un(a) buenazo(a) en la cama? Así que sin compromisos ni temas hablados, sólo se llaman cuando están calientes. Lo malo es que podrías clavarte y terminar de pleito.
La ex amante


Ex stalker:

Este individuo no te ha superado, obviamente. Su vida gira en torno a lo que publiques en las redes sociales. Su día no inicia sin antes entrar a tu perfil de Face y checar que novedades has puesto. Sabe más de tu vida que tú. Lo más freak y castroso del asunto es que de repente reclama cosas sin setido: "El otro día te saludé por el chat y no contestaste, quiero suponer que tenías un mal día", ¿what? ¿de qué habla?. Lo que él/ella no sabe es que no existe en tu mundo ya, ni un poco.


Ex reventado(a):

Tiene tan buen reven siempre, aparte de una banda de amigos increíbles y una actitud enfiestando, que no compara con nadie. No lo extrañas ni un poco, siempre fue un fiasco, pero en cuestiones fiesteras jamás podrás dejar de darte unas noches de locura con él/ella. Tienen muchos gustos musicales en común y los dos son súper borrachines. Cuando lo ves comparten muchísimas horas bailando, casi no platican. Sus noches juntos son tan intensas que lo dejas de ver mínimo 3 o 4 meses.


Ex vergonzoso:

La desgracia de tener a esta ex pareja es que te la sigues encontrando en todos lados, sobre todo en fiestas a las que acudes con tu nuevo(a) novio(a). La noche no se puede ir invicta sin que haga un osazo, o se pone hasta el moco de borracho, o baila como loco, o llega con dos tipas(os) de dudosa procedencia, o vomita en el peor de los casos. Cuando analizas la situación no puedes evitar decir: "que oso, no lo conozco".


Ex ardido:

Híjole, este(a) pobre brother/sister te sigue teniendo muy presente, es posible que sea él/ella culpable de el zumbido en tus oídos. Siempre hablará mal de ti y si te ve ni siquiera te saludará. Lo que no sabe es que te tiene sin cuidado todo su odio, para ti sólo fue uno más.


Ex que se pone horrible:

La última vez que lo viste era guapo y te atraía muchísimo, pasaron algunos años, dejaron de verse y te lo encuentras... resulta que ahora es una albóndiga, es más, hasta gangoso se volvió: "¿hoda, te acuedas de mi?", y piensas: "de la que me libré, se puso igualito a su madre" :b jaaaa.


Ex que se pone guapísimo(a):

No hay cosa que duela más que encontrarte con este ex novio, un(a) tipo(a) que no era el/la más agraciado(a), nada del otro mundo y ahora es empresario(a), rico(a), guapo(a) y sexy. Cuando lo ves sientes perfectamente como se te caen los pantalones al piso, no sabes si echarte a correr y esconderte o brincar a sus brazos. Lo peor de todo es que te lo topas el día que vas más fachoso(a) y desarreglado(a), ¡qué oso!

Ex desaparecido:

Como por arte de magia se esfuma del planeta tierra, no vuelves a saber de él/ella nunca más. Alguna vez lo(a) has buscado en las redes sociales pero no lo encontraste, no tienes su teléfono y jamás tuvieron amigos en común, por lo que siempre te preguntarás: "¿qué habrá sido de ese(a) guey?"


Ex gay:

La mayor sorpresa que te puedes llevar, enterarte de que tu ex ya no figura en tu lista de posibles reconciliaciones, pues resulta que ahora es gay y el interés por tu género ya no existe. Lo más loco es que jamás lo sospechaste.
Te lo(a) encuentras en un bar gay al que fuiste por tus amigos, bailando una rola de Cher y con playera de arcoíris. No puedes evitar pensar: "¿Habrá sido gay desde que estuvo conmigo?".

Monday, August 08, 2011

yo no soy una de esas personas que...



YO no soy una de esas personas que valoran la vida y a las personas co las que convive en tanto sean sus bienes materiales, los accesorios son importantes si, pero no indispensables. Hay una gran mayoría que supone que la vida no tiene sentido si no tienes todo lo que deseas, en cuanto a cosas, artículos, objetos se refiere.

La visión materialista, es integral, si eres alguien que muere sin objetos consumibles eres un tanto inhumano. El ser humano real y consciente de tu condición, es aceptar que vinimos a esta tierra desprovistos de todo accesorio, con todo nuetro potencial neuronal y emocional, eso es fantástico, pero debido a la sociedad, a la educación a la malformación de valores, hemos terminado por aceptar que el dinero y todo lo que signifique poseer, es lo único qu e vale la pena.

También el ser materialista, es un desapego. Te desapegas de la sensibilidad y del enfoque profundo, aquel en el que lo trascendente no es lo que se toca, sino lo que se siente. ¿Cómo capturar la magia del momento en el que el viento despeina tu cara, mientras un coro de trinos silvestres te susurran, ¡Vive!?. Si eso no tiene ningún efecto en uno definitivamente nos encontramos ante un ser eminentemente superficial, que cree que puede encerrarse en simulador de pic nic y experimentar las mismas sensaciones.

La gente que tiene dinero en cifras incuantificables, pero ni todo lo que posee le alcanza para disfrutar la sonrisa de un niño, el respiro tenue de la mujer amada, el gozo inmanente y fugaz de una satisfacción de plenitud al comprobar que somos carne y sueños atrapados en un sitema perfecto que sincroniza funciones orgánicas con expectativas sociales.

El estar vivo es un milagro. ¿Quién asegura que tendremos el placer de presenciar un nuevo día?. Creemos estar en el paraiso cuando compramos, cuando adquirimos, cuando poseemos, cuando tenemos y no descansamos nunca. Y al final, ¿qué?. La vida no la podemos comprar
Facundo cabral dijo: ¿cómo puedes sentirse pobre y desdichado, si tienes corazón, un alma, cerebro y espíritu.

Sin embargo, en este lugar, ahora, en este tiempo la humanidad extraviada exige que tengamos, para valer, para ser alguien.

Yo no soy una persona encadenada a los bienes materiales, porque los grandes personajes, los que son guías espírituales, con los que yo me identifico, y ya no están en la tierra, fueron felices, cantaron, rieron, se realizaron sin excesos, sin presunciones, sin la soberbia, y sin el estúpido engrandecimiento del ego, que hace pensar que nadie es superior a uno, y que Dios, es sólo un invento del mismo hombre, para ocultar sus temores.

Yo no soy una de esas personas hipócritas, qué dice "es malo tener dinero". Bien sé yo lo que sirve, lo que ayuda, y que todos deberíamos tener lo necesario, para que sea suficiente. Pero sin despegar del suelo la certidumbre, que estamos de paso, que lo que a veces poseemos nos estorba, nos obstaculiza sentir, nos impide amar y ser felices.

Las preocupaciones de hoy día son poseer, ambicionar y competir, y vuelvo a decir la trillada frase, "todo con medida, nada con exceso". Aspiro a ser equilibrado y también aspiro a tener todo, incluyendo el disfrutar de las cosas que son necesarias solamente.