Monday, April 13, 2009

FUIMOS

VACACIONAR ES VIVIR
Esdras Camacho



El presente debe ser mejor que el pasado. Eso es lo que todo mundo imagina de forma conciente o inconciente.

Cuentan, que desde que gobernó Porfirio Díaz el país, en su muy grande visión de meter al país en la lista de las potencias económicas y con el fervor de la revolución Industrial de fines de siglo XVIII, ofreció grandes extensiones de terrenos en todo el país para extranjeros que quisieran explotar los recursos forestales y agricolas en gran escala, siempre y cuando generaran empleo y dieran vida a esas tierras no cultivables.

Alemanes, Franceses, Ingleses, ni tardos ni perezosos, agradecieron la infinita benevolencia del señor Dictador y vinieron a explotar y sobre explotar tanta riqueza natural de nuestro país, llevándose todo el bien monetario y asalariando a miles de Mexicanos.

Viviendas de trabajadores, escuelas, comedores comunales, trabajos esclavizantes, tiendas de raya, monedas acuñadas en la finca, solo para gastarse ahí, sin garantías o seguridades de servicios medicos, con violaciones a sus derechos humanos esas es la realidad enterrada de un pasado presente en esos lugares.

Con la llegada de la Revolución Mexicana en 1910 y con las reformas a la ley agraria no les acomodó ver reducidas sus ganancias y emigraron de forma voluntaria o a la fuerza, dejando esas construcciones que tanto esfuerzo les costó no solo a ellos, los dueños, sino a la gente nativa, vendiéndoleas o simplemente heredándolas. La historia es un tanto cierta y a veces se equivoca pero en general es así.

Fuimos, a visitar las instalaciones de la finca argovia, en Tapachula Chiapas, donde te ofrecen los servicios de Restaurante, Hospedaje, recoridos turisticos, objetos decorativos, etc. Vinímos con mis hermanas y mi madre, que bueno que vivimos ese viaje fue una trasnfusión de oxigeno a mis vacaciones oxidadas, enmohecidas.

Lo atractivo es que es un viaje al pasado,hacia 1905, eso me dijo el dueño cuando me saludó y me dijo que la casa grande es dodnde el vive con su familia y que todo es para visitantes, que si quería más información en la recepción me atendían. Me sorprendió su amabilidad porque no creo que sea asi de atento con todas sus visitas, más tarde caí en la cuenta que mehabía olvidado quitarme el gafete de reportero, por eso se fue ala finta pero yo estaba franco es decir andaba de pata de chucho sin querer preocuparme por trabajar.

La finca Argovia, está incluida en la ruta del café, que es una onda que inventaron los empresarios y herederos de latifundistas en la región soconusco, para atraer las inversiones y los recursos económicos para beneficio propio ya que el turismo es solamente en las playas de la costa Chiapaneca.

Cada 15 o 20 días, desde el 2006, arriban al puerto Chiapas, antes puerto madero, un buque o gran yate que les dicen cruceros con cientos de turistas europeos o gringos, de esos que si saben gastar dolares y euros, por lo general ellos se van de boca con objetos folclóricos típicos de cualquier región tercermundista como Chiapas.

Ocurre pues que ellos son los que son el blanco perfecto, o mejor dicho los clientes que interesan agasajar. Llegando, llegando apenas ponen un pie en territorio Tapachulteco, y luego luego los empresarios organizan bailes de chiapanecas, toritos y parachicos en la entrada, luego se dividen los turistas y algunos se los llevan a Santo Domingo que es otra de las ex fincas ubicadas en Unión Juárez, o a los manglares de Acapetahua, también les dan su miradita a la Zona Arqueológica de Izapa, que antes de que fuera expropiada antes del 2000, los ejidatarios tenían ese lugar como gallinero y establo, entre otras opciones se encuentran "Tacaná Extremo", "La Changa", o "Catay Maya" parques ecoturisticos con alberca y tirolesas para el regocigo de los visitantes.

La finca Argovia, actualmente es una imagen fantástica de la plantación, cosecha y procesamiento del café. Su acceso es por el Norte de Tapachula después de la colonia 5 de febrero, al Edén, mas o menos como a una hora y media del centro de la ciudad, hay una carretera que conduce a nueva Alemania y un desvio hacia la finca, el camino se vuelve de terracería pero es solo un tramo de aproximandamente 3 kilometros, montaña arriba.

Desde la entrada principal, los helechos y flores exóticas es cosa ordinaria, la entrada principal cubierta de pasto y piedras acomodadas como pavimento, luego la recepción que es absolutamente rústicaa, los pisos de madera tallada y barnizada, la tienda de objetos decorativos, el restaurante y el bar donde te ofrecen platillos preparados con versados cheffs en salsas y gourmets delicatess'n.

Las cabañas son de diversas maderas como Primavera, Guayaba, Huanacastle, etc. Te ofrecen un tour de flores en los que aprecias las orquídeas y otras plantas asiaticas. Cualquiera elegiría pasar su noche de bodas en ese lugar y también una segunda o varias segundas lunas de miel.

El sonido es con sabor a epoca prerevolucionaria, los matices son exóticos, el aire tan puro, el cielo tan señorial, la naturaleza tan exquisita. Uno se enamora de nuevo y hasta se reconcilia con la vida. Habría que ser muy caradura para no apreciar la grandeza y maginificencia de ese lugar.

Los precios, no son tan accesibles a los bolsillos clasemedieros, o clase mediobajeros. De todas formas no deja de ser apasionante. Las habitaciones son para pareja sola, cama King Size, baño incluido, terraza y cocina. Para Pareja con Niños, dos camas matrimoniales, y no puedes meter a nadie mas, 1300 y 1500 pesos.

Recorridos turísticos al mirador a pie, 150 pesos, al orquidearío 100 pesos.

En fín, que es aconsejable ir para conocer lo maravilloso que puede ser saber haber nacido hijo, o nieto de ricos extranjeros que lograron transformar a una parte de la selva en lugar habitable, capaz que de un rato a otro se vuelven patrimonios de la humanidad ese lugar y entonces presumir, yo estuve ahí. O quizá a cualquier televisora se le antoje filmar una novela ahí y poder ofrecerse aunque sea de extra en el rodaje.

Hay algo que casi nadie observa y son las viviendas de los trabajadores, siguen siendo al estilo rural de jornaleros chapines, casas de estrechéz pero que son como concesiones para los empleados, son dueños solo si están vivos y aptos para el trabajo.

Me han dicho que la finca Hamburgo, un poco más adentro de la espesura de la vegetación en esa región es mucho mas grande, y por lo mismo más deslumbrante pero también más caro. el dueño de la Finca Hamburgo es Tommás Edelman, nieto del verdadero dueño de origen alemán, por cierto el señor Tommás ha querido ser diputado plurinominal por el partido Acción Nacional y fue presidente de la Expo Feria Tapachula 2009.

1 comment:

  1. que onda maestro... interesante ver esos resabios decimonónicos, ojalá pronto se vayan a la chingada los finqueros, neta, yo conozco la fina Hamburgo, fui hace como cuatro años cuando hacíamos un libro para la SE (lea ud la introducción del libraco en cuestión, se llama Nuevos rostros de Chiapas) y vi cómo el tiempo se detuvo ahí, con las mismas relaciones de producción decimonónicas... es de pensarse

    ReplyDelete