Wednesday, April 15, 2009

EDUCACION

ESDRAS CAMACHO
Todo proceso educativo, debería someterse a la planeación por parte de los profesores, académicos, investigadores y autoridades. Si no podrían verse dañados seriamente los objetivos de la enseñanza – aprendizaje.

Corresponde a programadores, diseñadores de currículas de estudio, plantear temas que merezcan estudiarse, destacando aquéllos que tengan aplicación práctica, de utilidad a corto plazo, en el determinado contextos situacional; se hace necesario correspondan a las necesidades de vida del estudiante.

Un plan de estudio, dependiendo de la región, el tiempo, la tecnología y el contenido de las propias asignaturas, pueden perder vigencia, por lo que sería encomiable una jornada intensa de capacitación y auto evaluación de criterios de enseñanza entre todos los profesores del nivel medio-básico del Estado, para luego de un diagnóstico, proponer, si fuera necesario algún giro de política en algún rubro.

La finalidad de la enseñanza es preparar a individuos para que a través de una correcta interpretación de la realidad, se apropie de los recursos naturales y materiales, que le den sustento y desarrollo; por ello es conveniente que los profesores todos, en la medida de sus posibilidades, implementen todo tipo de estrategias que acerquen al individuo en el contexto real de la vida laboral.

Por ello, es primordial conjuntar opiniones de interesados, expertos y no expertos, para que se deje de improvisar la enseñanza, estimo que ya es hora de una nueva revisión curricular de asignaturas, para que correspondan con el tiempo que nos ha tocado vivir.

CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN

A instancias de Sarelly Martínez Mendoza, en el año 1993 se abrió por primera ocasión en una Escuela de Nivel Superior en Chiapas, la carrera de Ciencias de la Comunicación. En aquellos tiempos tuvo poca demanda y egresaron en el año 1997 la primer generación de comunicólogos, muchos de ellos hoy son reconocidos reporteros, conductores de programas noticiosos en televisión o en radio, dueños de agencias publicitarias locales, otros son respetables catedráticos en diferentes centros de estudio, incluso los más afortunados, imparten clases en el propio Campus VI de Humanidades en Terán. Muy en alto han puesto el nombre de la máxima casa de estudios esas generaciones que a lo largo del tiempo han puesto en práctica con profesionalismo, responsabilidad y sentido ético abrevaron en las aulas durante los nueve semestres que dura la carrera. Los planes de estudio en otras escuelas son de 8 semestres.

Es de todos sabido que en las escuelas de educación subsidiada o gratuita, se imparte en clases de manera voluntaria y semiinconsciente un espíritu crítico, que a su vez genera una conciencia de servicio a la comunidad ineludible. Un Comunicólogo de hace tiempos tenía presente que su papel ante la sociedad era servir como un nexo común que facilitaría la divulgación de la información de interés colectivo. Hoy día los jóvenes eligen estudiar esa licenciatura con la esperanza de tener sus cinco minutos de fama. Son muchos los que embriagados de dulzura mediática buscan tener su media hora en la tele o inscribirse a los famosos reality shows de cualquier empresa de comunicación. Para ejemplificar el caso está Quique, aquel que se inscribió en “LA ACADEMIA” y que a la segunda ronda, quedó eliminado. Ahora anda con facha de bohemio en decadencia.

Pues todavía persisten muchos en la idea de que al estudiar la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, les acompañará el glamour y serán los protagonistas de una historia de éxitos recurrentes. Les absorbe la industria cultural y el pensamiento único, el que uniformiza y ensalza las virtudes de ser un ciudadano Light, vacío, ausente de criterio y de poco nivel intelectual; pululan los pobres ingratos comunicólogos que sienten los reflectores a cada momento, que buscan las lentes y los micrófonos para impostar la voz y ensanchar la figura, tienen poses cuidadas, caminan como gatos sobre el tejado, estos comunicólogos son fichas de dominó, son piezas de ajedrez que se han acomodado al sistema y olvidaron que la función es ser interprete de la realidad y moderador de la opinión pública, es tener muchas habilidades, múltiples temas de conversación y un acervo cultural amplio, definido y con sentido común.

Y aparte los “Chayoteros”, que toda la teoría, manuales del periodismo y códigos de principio éticos se los pasan por el arco del triunfo y peinan a cada corrupto y a quien se re deje. Gente que asumen un papel de juez, de verdugos y toman de rehenes a los servidores y funcionarios públicos, obligándolos a pasarles una cuota semanal, quincenal o mensual a fin de no echarle pedradas, ni comentarios negativos, de esos no quiero hablar, pero me están leyendo.

La Universidad del Tacaná, el CEUNI, el CUCS y el IESCH, en Tapachula ofertan en modalidad semiescolarizada esta carrera de noble oficio. En Tuxtla la Universidad Del Valle de México y la Fray Bartolomé de las Casas y el mismo IESCH albergan a estudiantes que quizá si es que desean pueden ser los profesionistas que el Periodismo en Chiapas necesita.

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-

No comments:

Post a Comment