Sunday, September 10, 2017

Se hace el silencio. . .

Lo ví en la maestría hace 9 años.

A pesar de que relativamente vivíamos cerca muy poca comunicación hubo, pues los quehaceres, la diferencia de edad... no lo sé, esa oportunidad no se presentó.

Supe que era promotor del ciclismo en Motozintla. Y me dijo él mismo que corría todas las mañanas del centro a las albercas de mazapa y de regreso para mantenerse en forma.

Hoy me invitó por segunda o tercera vez a unirme al club de ciclismo, faltan 10 días para que sea mi cumpleaños, (el mío) y pensé ¿Qué edad tendrá José Luis?.. Se ve que le ha hecho efecto benefico el ejercicio.

Me recordó, este domingo 19 te espero, saldremos e iremos muy despacio para que puedan acompañarnos principiantes. - ¿Tu tienes bicicleta verdad?, pronunció, sabedor de que mi respuesta era afirmativa.

Se despidió con un choque de puños, como si fuéramos camaradas, y me sentí feliz de que él fuese feliz, me lo transmitió.

Abordé el vehículo y pensé en que quizá no podría sostener su ritmo. Dí la vuelta, estacioné el coche, almorcé, una hora más tarde fui de caminata con mis hijos, de regreso entré a un café y justo al salir, alguien me murmuró en jerigonza, el hermano del Mtro. Guzmán Falleció atropellado.

Rechacé lo dicho. Apenas cosa de dos horas y media nos despedimos...


Se hace el silencio. .  .


Aturdido escribo estas notas, su influencia me inspira.
Chelís
Qepd.
10/09/2017. Motozintla Chiapas


Thursday, June 29, 2017

Hablamos de educación

Hablamos de educación y todos tienen algo que opinar.

La definición que nos ofrece google dice la educación: Formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual, moral y afectiva de las personas de acuerdo con la cultura y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenecen.

Se entiende entonces que son códigos humanos necesarios para interactuar con otros en forma efectiva.

La educación formal que se recibe desde las instituciones públicas tiene un sistema y tiene niveles, tiene además un protocolo rigido para enseñar y aprender.

Enseñar y aprender son palabras claves en el esquema de la educación.

Enseñar. Enseñar es mostrar a otra persona algo, de acuerdo a lo que todos sabemos enseñar es transmitir conocimiento.
Y aprender.
Aprender está realacionado con perseguir y atrapar algo.

Hay ocasiones que lo que se enseña no se aprende, pues aunque pareciera ser lo mismo. Hay una gran distancia en las voluntades.

Aprendemos con todos los sentidos, hay cosas que aprendemos con la vista, con el oído, con todo el cuerpo.

La eficacia de la educación tiene que ver con las características del individuo que se educa, no es suficiente con que el educando asista a la escuela para que esté educado.

¿Entonces de  que depende que una persona aproveche lo que la educación puede hacer en el desarrollo de sus habilidades?
Aquí quiero enfatizar tres aspectos importantes que inciden en el desarrollo de la educación en cualquier sujeto que está recibiendo educación formal en aulas.

1.- Lo que se enseña en casa y en la calle tiene más impacto.
Los seres humanos aprenden por imitación, si lo que ve en casa y en calle tiene que ver con estereotipos y modelos disfuncionales eso lo  que definirá su personalidad.
Estilos de vida sano que se aprendan en el aula, contrastará con todo lo que ocurre a su alrededor fuera de ella.

2.- Se aprende por experiencia
Las costumbres y la cultura son también aspectos a considerar en este caso. Si no ve una necesidad de cambio, porque en la familia ve que los demás no han cambiado, y si las creencias de que aprender cosas, no significa transformación positiva, el individuo solo estará desaprovechando su energía, simulando aprender, estudiando sin consciencia.

3.- El plano emocional
Si no hay visión de futuro, no hay apetito de mejorar.
De acuerdo con la pirámide de Maslow, el ser humano tiene necesidades básicas y secundarias, entre las básicas además de satisfacer las físicas como dormir, comer y el aseo e higiene, cuenta el afecto, el amor.

La persona debe ejercitar su comunicación, tiene que sentirse escuchado, importante.
Y es ahí donde estamos fallando como sociedad. Ha hecho falta comunicación, escucharnos, comprendernos.

Concluyo:, ninguna escuela sustituye la formación que la familia brinda.
Es ahí donde tenemos una gran tarea para el destino, ¿qué es lo que estamos enseñando, para la formación de las nuevas generaciones?.
                                                                                                                            
Gracias por atender estas ideas.









Friday, June 09, 2017

Me siento de maravilla

La tarde del viernes di un vistazo rápido a mi estancia, llegué de vuelta pasando las nueve de la noche y solo para dejar y sacar otras cosas, de noche en Sancristóbal Chiapas, no es para dejar pasar la oportunidad de estar en la calle. 

Llegando de la cena, una conversación  breve con una muchachita encantadora (millenials) y a dormir, ya era media noche. 

El día siguiente música de luz en el ambiente, caigo en la cuenta, "estoy en sancristóbal", aquí, ahora. 

Y, Tuxtla me espera... ¡claro!

Pero antes, disfruta lo que ves, disfruta tal y como lo has leído tantas veces, escuchado  y visto en películas y canciones. 

Pd.- En el Fray Bartolomé, me dieron una habitación austera y sin televisión, pero con acceso a internet, yo lo recomiendo, ¿quién quiere ver televisión? ahora.

@esdrascamacho
#mesientodemaravilla







Friday, June 02, 2017

Aquí no se puede fumar

Llegaste hace 50 minutos; me propuse estar una hora en la alberca, pronto te metiste, igual que todos sin darte el regaderazo sugerido, que muy pocos lo hacen, eso de la higiene a ninguno convence.
Omar se sentó a la orilla, a ratos se paraba y caminaba quizá también quería platicar como tú lo hacías. Imaginé que esperabas que te abordáramos para hacer conversación, acostumbrado a no seguir convencionalismos, no quise molestar.
Mostrabas toda tu energía al dar dos vueltas sin respirar, dentro, fuera, por y en medio, tus piruetas dejaban ver tu fortaleza, tu juventud. Volví a concentrarme en mi propio juego, ir de muertito y venir con brazadas aprendidas a muy temprana edad.
Algo murmurabas con tu amiga y volvías la mirada cuando yo fijaba la mirada en ustedes, calculé sus edades, 25, nomás. Sus movimientos fueron volviéndose rudos desafiaban la gravedad y dejaban ver lo imponente de su figura, mujeres jóvenes robustas, defeñas.
Sentí el clásico golpe de temor punzándome en el centro del torax, o era el frío de la noche, el instinto del placer, o la amenaza de un peligro, o el sopor de Juchitán a las ocho de la noche el último día de mi viaje de trabajo.
Omar debió volver a la habitación, no se bañó, ni quise platicar con él.
Mis plantas ancladas cuando el placer de tu cercanía preguntó boca a boca.
- ¿Me das fuego?
- Aquí no se puede fumar, contesté.
Insististe con energía: "quiero fuego pero en la cama"
Ahora que por el pasillo a media luz caminamos de la mano, mientras chanclean las gotas de nuestros cuerpos, pienso en abrir la boca para decirte.
“Por favor no me pidas sexo duro, no ves que ya tengo treinta y ocho años”

La bomba de groserías

Morfeo dejaba de asistir temporalmente a clases  porque sus padres  emigraban a distintos lugares,  lo que derivó en que sus maestros fueran cambiando y su aprendizaje fuera lento. Cada cierto tiempo volvían al mismo lugar, la misma escuela, distintos maestros y compañeros.   

La pubertad comenzaba a dar señales en el quinto grado,  de ser alumno aplicado   inventó  travesuras fuera de serie, convirtiéndose en el más popular de la escuela.  La última fue fingir que se ahogaba en la piscina justo en la hora de salida de clases, cuando ya solo quedaba el director que al percatarse de que un niño no emergía se aventó al rescate.

Morfeo buceó hasta salir del otro extremo justo cuando el maestro  se aventaba al agua. El director presumía su hazaña cuando alguien  explicó que Morfeo era campeón nacional de natación. 

Martín el hijo del director consideró la broma como algo personal y se dispuso a cobrar venganza; lanzó una competencia que tenía como único destinatario Morfeo, la llamó “la bomba de insultos” y consistía en que a ver quién con más ingenio lograba pronunciar el mayor número de malas palabras, ninguna estaba prohibida a condición que no se pronunciaran completa.

Morfeo aceptó el reto. La regla inapelable, “no puedes omitir tu participación más de dos veces”.  En el centro de la escuela a las once de la mañana del día indicado se congregó la muchedumbre que motivados por saber quién resultaría  más humillado alistaron sus ojos y oídos para gozar del espectáculo. La competencia de insultos inició con  Pen-ton-men-món, que era la suma de cuatro malas palabras;  la respuesta fue Cogi-idio-mam-ado. Parecía ser que esta competencia la ganaría Martín, pues no había alguien mejor que el para el manejo de fonemas, grafías y la declinación de vocablos latinos.

Cada pronunciación era celebrada por la multitud que solo se desorganizaba cuando uno a uno iban tomando un tiempo para inspirarse, como en el box cada cual se iba a una esquina imaginaria para volver a vomitar todo clase de groserías.

-         -  Zorr-mari- vo-ero-on
-          - ver- chin-ma-pu
-          - hij-ma-cul-ejo
-          - ma-pin-ver-men-pen-ma-to
-          - ato-men-chin-ver- ma-pu-rechin-tod-su. 

Luego de una expectante pausa, Morfeo dijo paso.

Martín volvió a decir: Pich-cham-pu-mari-jo
-          - paso

-          - rejod-jot-per-cul-chin-chep-ado
-          - Sabes qué... mejor:  “chinga tu madre”.
-           -
Morfeo volteó a unos metros de haberse separado del círculo de gente para constatar la sorpresa en sus rostros. 

Indudablemente todos supieron quien ganó. 

Tuesday, May 16, 2017

Salma


Maldije mi suerte al tener enfrente una de las escenas que me hubiese gustado fotografiar: Una docena de dolientes transportaba un ataúd sobre una moto, sobre el manubrio la cabecera, sobre el sillín, el resto. Me pareció surrealista propio de los lugares recónditos de México.


He sido aficionado a la fotografía desde antes de saberlo; recuerdo a mi madre utilizándonos de modelo para constatar nuestro crecimiento, o bien para testimoniar los lugares a los que íbamos de vacaciones. De mayor, adquirí algunas cámaras semiprofesionales que iban desapareciendo de mi vida debido a hurtos.


Fuí a la habitación  del hotel donde me hospedada y salí a la dirección que indicaba el folleto de una  exposición fotográfica continental. Supe con anterioridad que los últimos días de marzo se celebraría la exposición en la ciudad de Berriozabal Chiapas, por esas mismas fechas falleció un pariente lo cual  hizo que casi me alegrara....fue el pretexto para estar ahí de ocio y de obligación.


Al llegar a la exposición, una fotógrafa de apariencia amateur se me emparejó y comentó la foto que veía, hizo observaciones sobre la técnica utilizada, añadía una mejora o celebraba los aciertos artísticos. El short corto y la mochila la hacían parecer alpinista sexy yfragil,   la cintura y lo macizo de sus pantorrillas, me hizo recordar un personaje de hentai que causó furor en mi juventud.


Al final del recorrido la invité a tomar algo en uno de los pasillos con puestos de venta.

Acomodamos nuestras cámaras sobre la mesa e iniciamos la plática. Compartimos además del helado, los temas familiares, opinión política, cultural y artística. El calor del mediodía en lugar de aminorar nuestro humor, fue combustible para sostenerlo por espacio de cuatro horas.

Soltera, trotamundos, freelancer, un poco poeta, actriz y fotógrafa

- y tú?

- yo, no yo no tengo mucho que decir de mi. La edad que tengo es justamente en la que ya no quedan ganas de presumir ningún currículum.

 - ¿Cómo es que siendo aficionado, tienes una cámara tan profesional?

 - Pues, me gusta como dijera facundo : Me gusta el vino tanto como las flores... quiero decir me gustan las cosas grandes, lo bueno.

En una tarjeta de opalina que sacó de su mochila, emborronó una caricatura de si misma, a su lado, yo empequeñecido. Al extremo inferior izquierdo el mismo sello de su tatuaje en el dedo meñique, una pirámide rota por un relámpago e inundada por unas olas.

 - y ¿cómo te llamas?

 - Salma Yee, y tú.

 - Esdras Yee

- jajajaja te creo lo primero, lo demás es ocurrencia.


Alguien apareció distrayendo su atención, un joven de edad media, dijo: "Yo a usted lo conozco", argumentó ser un ex alumno mío y tomó un lugar en nuestra mesa.

El encargado de la heladería nos pidió liquidar la cuenta,  se acercaba la hora de salida.

 Por las pantallas gigantes que a un costado teníamos, se observaban las instantáneas que cámaras automáticas tomaban de los asistentes, ahí vi dos de nosotros juntos, también la leyenda en el cintillo que instaba a solicitarlas impresas en la caja de pago. Acudí  por un par de esas imágenes, y al dar la media vuelta noté que ambos acompañantes se internaban por un segundo pasillo con mis pertenencias en su poder.

 Así perdí mi más reciente instrumento de entretenimiento, mi amada Nikón D4.

Qué en Salma esté...

Thursday, November 24, 2016

Poniatowska me visita

 
El profesor de literatura en la universidad silenció a Miguel  sin augurarle ningún futuro en el arte,  él se quedó con  la espinita, con el resentimiento más grande experimentado en sus 26 años.  De eso ya habían pasado cinco, pero él insistía…”les haré semejante demostración que vale más maña que fuerza”.

Con mucho tiempo ideó el plan, y, ahora se encontraba en la parte final, en la decisiva para salir del anonimato.

Fue en uno de los recorridos por la librería recién inaugurada cuando terminó por decidirse a vender caro su anonimato, vio que habían textos buenísimospara él en la hemeroteca, dijo " estos que administran este lugar, no saben lo que tienen; ningún ejemplar  de toda la librería nueva vale más que la colección de recortes de periódicos, estos son muy significativos para el estado, para el país incluso para el mundo", pensó.

Estrujó el papel que contenía su manifiesto: "El éxito en la literatura actual, más que deberse a su calidad literaria es más cuestión de farándula y mercadotecnia, simple combinación de veleidades”. Ensayó la forma de sus modales, la mirada, el tono y timbre de su voz, el movimiento corporal y el argumento a pronunciar.

Para justificar su deseo de trascender en la literatura, Miguel había aprendido la frase que continuamente se repetía: "Sé que puedo, creo que puedo y lo haré"; un par de ex compañeros del barrio, indigentes que limpiaban parabrisas en los cruceros lo encontraron cerca de la librería allí compartió el plan y al mismo tiempo solicitó la ayuda para realizarlo, además con objeto de llamar la atención, había hecho amistad con un reportero, dijo "Tendrás la noticia en exclusiva cultura y espectáculo fundido en una nota informativa, será de interés de propios y extraños, te lo aseguro", dijo.

Las horas pasan y sigue envuelto en sus ideas; la gente sabrá de él, no habrá necesidad de comprobar nada, no pedirán cuentas, no investigarán se centrarán misericordiosamente en sus motivos,  “…un ser humano deseoso de transformar la mirada equivocada hacía el arte".

Tiene en sus manos las hojas del manifiesto, supone que su interlocutora le agradecerá el gesto y lo apadrinará; “Es ella la persona que enarbolará mi defensa” pensó en voz alta y experimentó una sensación que le pareció mística, dijo: - “Es la hora de la revancha, sabrán de mí a través de mi defensora”.

Una voz pronunció: - “La señora Poniatowska ya está aquí”. Y sus emociones se desbordaron. Recordó como unas horas antes en compañía de dos más, se infiltraron a la hemeroteca del edificio, allí  ante la sorpresa de los empleados que fueron corridos del lugar y obligados a dejar la llave de las entradas, llevó el anafre que mantuvo encendido, llevó también una garrafa de gasolina, y entonces amenazó incendiar el lugar e inmolarse ahí como protesta “por la equivocada interpretación del arte literario en la actualidad”. La única demanda a cumplir inmediato, “Hablar con poniatowska”.

El manifiesto tenía algunos generales, “Ante las circunstancias en el donde los autores de éxitos literarios han rebajado el nivel del lenguaje, conviene recordar que la expresión escrita es el vínculo sagrado entre el universo y los dioses, por lo que nos toca amarlo más a nosotros mismos, por ello proponemos a través del movimiento literario Poniatowskismo, … uno, que nadie escriba si no sabe de los clásicos; dos, la soledad es necesaria para comenzar a escribir, tres asesinar la poesía en pos de la crónica narrativa como único género reconocido”.

Apareció la señora, ninguna expresión en su rostro, avanzó hacia él, tomó su lugar frente. Él nuevamente recordó la trayectoria de la señora, evocó la solidaridad que ha tenido para con las causas sociales, su compromiso con los grupos vulnerables, las crónicas del respeto a los derechos humanos de las víctimas del narcotráfico, sobre las muertas de Juárez, o las prostitutas del barrio de La Merced, las exigencias de dignificar el voto para elegir representantes populares. ¿Quién si no ella que había compartido tanta rabia e impotencia por las injusticias, para comprenderlo, para redimirlo y para llevarlo a la gloria, pues encima de todo le estaba dedicando el nombre al movimiento literario naciente?

La escritora guardó silencio para escuchar. Miguel sintió el ambiente una especie de éxtasis  y al mismo tiempo el temor más grande de su vida. Saludó y explicó la propuesta que manifestaba a través del escrito: -“revolucionará lo conocido hasta el momento en torno a la literatura y el periodismo”. Elena asintió y pidió ver el texto mencionado.

Mientras ella leía, el seguía hablando atropelladamente: - “Solo soy un soñador más, un auténtico escritor sin escritos, pero auténtico, gracias por escucharme, mire tal vez hoy hagamos historia, bueno yo por primera ocasión tengo la oportunidad de ser el héroe literario que Chiapas, México y el mundo necesita, solo hace falta que usted me recomiende, que usted esté de mi lado, que usted amada Elena, diga si, yo creo en él, Miguel es honesto y es inocente”.

-          ¿Dónde tienes tus textos?,
-          “En mi cerebro por ahora”.
Hubo un largo silencio.

Miguel imaginaba los titulares del periódico: “Nace un héroe”, “Poniatowskismo si” o “Simplemente haré arte”.

Miguel preguntó con la mirada, esperaba el fin de su drama.

Elena se irguió para  partir pronunciando:
-          Ya tuviste tu tiempo ahora apártate: Eres solamente un pendejo, ni siquiera un gran pendejo, solo eres un pendejo… y enorgullécete de eso, auténtico


Tuesday, September 13, 2016

Natalia

Nos conocimos en un encuentro de  niños deportistas a nivel región, ella era menor, pertenecía a otra escuela y a otro barrio, no tuvimos amistad.



 Más tarde se volvió comerciante y así tuvo trato con mi familia.

Muchos años después,  llegó a mi domicilio con el pretexto de buscar a mi madre por un asunto de negocios, mi madre y toda mi familia había partido  y tardaría dos días en volver.

Me contó que de cierto había en  mi fama de mujeriego, solo es fama dije.

-¿Cómo reaccionas si  te seduzco ahora?, dijo
- No lo sé
- Quiero comprobarlo...ya

Nos acercamos, la emoción, la adrenalina, el desfogue de caricias, el juego dulce de la pasión.

Mientras ocurría eso, pensaba ¿es solo un acostón?, pero, o sea yo el conquistador conquistado. ¿Cómo así?.

Pero el asunto no creció.

No estaba yo cómodo, no fluí.  No hubo más que eso, el previo de un final sin fin.

Insistió:
- Tómame, porque no volverás a tenerme así.
- Ok.

Pero de ahí no pasó.

Me quedé con la espinita, y la sensación  desconcertada, de: ¿y si tomo una ducha y vuelves más tarde?

- jajajaja
- ¿que pasó?
- Es lo que yo digo: "Qué te pasó"
- ya lo ves que era pura fama.
- jajajajajajajaja

No volví a tener otro encuentro de ese tipo. Me cortó la comunicación, fue a partir de ahí, solo saludo de pasillo, - como estás?. _ ¿Adios que te vaya bien?-

No supe más, durante años.

Hasta hoy, que veo pasar el cortejo fúnebre, y ella es la protagonista involuntaria.

Es ahora que la recuerdo  y  pienso:

"Cómo estuviera ahora, que sentiría hoy, si otra hubiese sido la historia".

Galilea


Cualquiera con boca llena de sin razón puede decir, me canse de rogar-le, o... ya no tengo lágrimas, pero en mi caso esa es la verdad , soy  una piltrafa. Repetidas ocasiones  me lo dijeron y me había  hecho sentir  escoria, pero esta era la madre de todas las veces.

Aunque teníamos que hacer verdaderas proezas para encontrarnos, Galilea y yo, hacíamos inolvidable nuestros momentos, eran quiza unos instantes pero  nos quedaba el buen sabor de boca que uno ha hecho el amor con el amor de su vida, esa persona que ha sabido complementar el sudor, las lágrimas, el sexo y toda el contexto cultural que estimula además del cuerpo, el cerebro.

Galilea y yo, tuvimos varios momentos en nuestra historia que hoy siento terminada. Nos conocimos justo cuando ambos estabámos serenos, abiertos al amor, pero sin tener a alguien especial por el momento, luego una estupidez, una alevosía, fin aparente y permanencia a la distancia de dos seres que se aman, pero  son incompatibles, primero ella y luego yo, estuvimos con persona incorrecta, A veces cuando hablabámos furtivamente por el celular, fuimos para cada cual la tabla de surf, que nos salvaba del océano de depresión que nos provocaba la infelicidad.

Y de nuevo, nos encontramos, para seguir amándonos, aunque de por medio muchos más obstáculos que la primer vez, pero ahora con más madurez, con más conciencia, con ningún complejo ni resentimiento. Y éramos felices mientras durara, nos dolía profundamente algo , no pertenecernos como quisiésemos, pero omitíamos las espinas, procurábamos amarnos suficiente.

De la segunda etapa, se fueron alegremente los meses, nos habíamos acoplado en la mayoría de las cosas , conectados en que debíamos discutir menos y hacer el amor más, ya que es tan poco tiempo con el que disponen los amantes, como para echarlo a perder con malosentendidos e incorrectas comprensiones del estilo de hablar o comunicarnos.

¿Qué nos mantenía frescos y enamorados?...Analizar poco el futuro, compartir el presente, y aprender a vivir con la menor cantidad de molestias y malestares que a la mayoría de las personas les atormenta, simples, prácticos y espontáneos, era sorpendente lo bien que la pasábamos escuchando un tema, debrayando, jugando a la entrevista, viendo una película, leyendo un libro, comiendo, durmiendo, etc.

Y, quiza el sexo no era lo más importante, ok, si, si que lo era. Pero, también podía esperar, era la mejor de las cerezas, el obsequio que uno esperaba disfrutar y mientras hacernos los distraidos para disfrutarlo, más.

Es cierto, me duele, me aconjoga hablar de esto, porque de las oncemil veces que discutimos en los diez o doce años de vernos y no vernos, de tenernos y no tenernos, esta es la que me duele más, la que debe ser la definitiva.


Me desesperaba esperar para verle, estar a su lado, llegar al momento de la intimidad, me excitaba cumplir no como superman, pero al menos si como quien soy, un caballero para una dama, un rey para su reina, un Dios, para su diosa, no uno más, sino el hombre que ella desea y quiere querer.

Y el tema de la intimidad, si que era esplendido, porque ambos nos cuidábamos, ninguna experiencia similar, un millón de spas, juntos. Una megasesión de masajes terapeúticos, recorrer sus contornos, envolverme en su cabello, lamer su piel, hundirme en sus piernas, aspirar el perfume de su vientre, zambullirme en la flor de nuestros deseos, pasión, higiene y éxtasis sabiamente equilibrados.

Por eso no entiendo como... asi nomás, topé con pared.

De nuestra segunda etapa. Embelesados con nuestra presencia, obviamos protegernos con algún profiláctico, más tarde con la incertidumbre mutua de haber cohabitado con equis pareja, me obligó a utilizar condón... Despúes otravez ya no, otra vez, confianza, y eso me resultaba agradable, porque me transmitía confianza y seguridad. Bienestar físico y mental.

En fin, que de no haber sido por ese incidente en que antes de penetrarla, saca de su bolsa de mano una tira de preservativos que la secretaría de salud otorga en forma gratuita, no me hubiese shokeado tanto. Está bien que una mujer lleve los condones, pero si  deben ser de una marca prestigiada, pagar los cien pesos que te valen en la farmacia.

Fue una bofetada triple A, no pude evitar poner cara de guat, esconder la mirada y sufrir porque mi deseo de amar fue menos que mi asco y mis prejuicios de quien sabe que tipo de mujer se había convertido.

Me duele, y me recontraduele, no ser quien se hace el desentendido, lo utiliza, goza y más tarde lo discute. Eso no pude hacerlo, eso no puedo tolerarlo, desde ayer estoy recordando ese éxtasis interrumpido y la melancolía continua.

El beso


Veintitres años despúes de aquel beso furtivo, intrepido e inesperado, que Gonzalo insiste en llamarle beso, el recuerdo sigue presente, repasa el instante, lo revive y lo fragmenta en imágenes que superpone a manera de presentación de power point o de película fotografía por fotografía.

Akira y su hermano acudían a casa de Gonzalo, jugaban a recrear la telenovela del momento. El silencio y la velocidad de aquel minúsculo beso insospechado, cuando tenían siete años, fue el acontecimiento que le marcó su vida.

Ninguno de los implicados eran niños precoces, eso lo tiene muy claro, al comparar su infancia con la de los demás, que vivían en su misma calle. Los gemelos Hansel y Gretel, que se frotaban los genitales con piedras, espectáculo que era convidado a ver por todos los niños que vivían en la misma calle. Pero no le atraía eso a él.
Akira, era la mejor para jugar al futbol, por eso, a pesar de ser niña, siempre era disputada para que integrara un equipo. Su habilidad para jugar el balompié, superaba con creces las de cualquiera.

No había mejor entretenimiento que patear la pelota todas las tardes de regreso de la escuela, tardes que se prolongaban hasta altas horas de la noche, los encuentros solo finalizaban cuando los padres de ella, demostrando una falso enojo, le obligaban a entrar a casa para dormir.

Sus padres, un par de profesores, convivían poco con ella y sus dos hermanos, el trabajo escolar les demandaba mucho tiempo fuera de casa.

Gonzalo recuerda el día que decidieron bañarse él, Akira y sus respectivos hermanos, se divirtieron en el baño de regadera, ese fue un secreto para todos, aunque Gonzalo tuviera el deseo de divulgar ese acontecimiento, porque era un logro, algo de presumir, no con cualquiera se tenía esas confianzas.

El apodo que le endilgaban a ella, y que jamás se molestó en refutar era el de "marimacha", asi le decían entre bromas los tios y los conocidos del barrio, porque tenía rasgos de niño, más acentuados. Era una niña que acostumbraba vestir de pantalón, playera y tenis, su figura se confundía con los demás niños; incluso la madre, celebraba su parecido tan resaltado con un niño de renombre que cantaba y aparecía en la televisión, la madre, subrayaba que Akira era Luis Miguel de niño, nomás que en mujer.

Gonzalo, quiso ser amigo especial de sus padres, quería que lo vincularan con la niña, por ello, ritualmente pasaba después de la escuela a preguntar por ella.

Las vueltas en bicicleta por las avenidas de la ciudad, eran el ejercicio preferido de Gonzalo, quien aprovechaba para transitar por las calles en las que vivían los niños que mostraban interés en ella, sonreía de llevar en la parte posterior del asiento a su dama, la bella Akira. Más de una vez, Gonzalo era sustituido por Akira, en el puesto de piloto, situacion que le gustaba aún más, pues su princesa lo transportaba cual sultán en su alfombra mágica.

Gonzalo había establecido para si mismo la promesa de que cuando fueran mayores, serían novios, pensaba que con mas años, el destino los uniría. Ensimismado en ese pensamiento, dejaba que el tiempo hiciera su tarea.

Cuánto le hubiera gustado, tener una foto en la que estuviesen tomados de la mano, pero no ocurrió. Hubo oportunidades, pero el cáracter introvertido de él, impedían el suceso.

A los doce, cuando salieron del colegio, tomaron rumbos distintos, él ingresó a una secundaria popular, y ella a una distante,una escuela recien creada. Las acostumbradas "cascaritas" nocturnas, fueron limitándose; se distanciaron aún más, cuando su familia cambió de domicilio, su nueva casa ubicada a un barrio lejano, hizo que no se vieran por mucho tiempo. El consuelo que se daba Gonzalo, era que las piedras rodando se encuentran.

Se volvieron a ver en la preparatoria, ella no poseía la misma vivacidad. Se juntaba con gente desconocida, estudiantes reprobados que se divertían en romper las reglas, constantemente eran expulsados por no portar el uniforme y fumaban a las afueras de la escuela.

El salón de Gonzalo, era contiguo al de Akira, pero no se hablaban en público, solo eran saludos esporádicos que se daban cortesmente y nadamás. El imaginaba que, alguna vez, por imposible que pareciera, tomaría sus manos, la miraría a los ojos y le diría: "quiero que seamos novios". Pero las cosas no salían como él deseaba . Ella se enrolaba en relaciones amistosas y amorosas cada vez más complicadas, Gonzalo sentía como si un corral de espinas la cercaba, ninguna vez tuvo el arrojo de brincar ese corral.

Los novios que tuvo Akira, eran gente mal vista, "mamarrachos de pacotilla", les nombraba él, pero que tenían la dicha de tomarla de la cintura, de las manos, y lo que era peor, darle besos en la boca, peor para Gonzalo.

El tiempo hacía su trabajo, pero el destino no. Aún asi, él era paciente, quería lograr inspirarle esa atracción que deviniera en amor, en el más tierno y candoroso amor. Pensaba que en el ciclo de sus noviazgs, estaría formado en la fila, sería tomado en cuenta y todo sería diferente.

Gonzalo, timidamente comenzó a acercarse al círculo de amigos parranderos, los que se iban al lote baldío a beber ron bacardí con fanta de naranja. Ese era un intento por alcanzarla, ella era su estrella que peligraba envuelta entre tanta bruma contaminante, y para llegar a conquistarla era necesario inmolarse de esa forma, el aceptaba ese sacrificio. Acudía a los lugares donde se ocultaba esa horda de bebedores adolescentes, pero ella siempre desaparecía, y el se emborrachaba sin el gusto de estar a su lado.

Esa oportunidad, ese derecho de ser su pareja, no llegaba, no se cumplia la fórmula del bomerang, esa consigna interna no fructificaba y ella se perdía, como la presa al cazador.

Los años pasaron, ninguno supo del otro, él se inscribió en la universidad y sabía mas o menos de todos sus excompañeros de la preparatoria, menos de ella, nadie sabía nada de ella.

Supo que se había ido lejos, el hermano y los padres de ella, dijeron que estaba becada en Japón, pero eso no era creíble. En el supuesto de que fuera verdad, solo que fuera una beca de deporte, porque en el estudio, no era tan afotunada.

Finalmente la volvió a ver, cuando pasados aproximadamente 5 años, rentaba un local comercial con una excompañera de la secundaria, él la vio tan cercana, que efusivamente le estrechó la mano, la atrajo hasta poder darle ese ansiado segundo beso. Fue en la mejilla, pero era ya ganancia, ya después vería la forma de conquistarla, esa siempre fue su meta. No hubo necesidad de que le presentara a su amiga, pues ya era bastante conocida, Vanessa, era una muchacha que siempre tuvo bastantes atributos físicos muy marcados desde niña, esos ojos tan expresivos, ese día no ocultaron su sorpresa.

Gonzalo, preguntó por todo, cuidándose de no apresurar los hechos, le dijo que siempre la recordaba y que era un gusto encontrarla ahi en su ciudad.
Esa vez, había un niño de brazos en el portabebé que estaba oculto en el mostrador del videoclub, el negocio que ambas amigas habían emprendido. Indagó quien era la madre, y ambas contestaron que era de las dos, Gonzalo, divertido celebró la ocurrencia y no atisbó asomo de incomodidad en el ambiente.

Días despúes, escuchó decir que las amigas Vanessa y Akira eran pareja sentimental.Vanessa era la madre del niño. Supo también que sus preferencias sexuales quedaron descubiertas el día en que como de costumbre los padres de Akira, no estaban y ellas tuvieron el día libre en la escuela, asi que acudieron en grupo de seis a ver una película pornográfica, la adrenalina superó los pudores, una cosa llevó a la otra y lo demás era de suponerse.

Gonzalo, no quiso poner en duda la versión escuchada, todo concordaba, todo ajustaba, esa era la única verdad.

De vuelta los años pasaron, él anduvo por motivos de trabajo por varias ciudades, se acordaba de ella y se decía que era un ingenuo, que merecía que le hubiera pagado la vida así, por su corta capacidad para conquistarla a tiempo. Regresó a su ciudad para casarse con una muchacha de buena familia, obtuvo un empleo en una empresa local y se resignó a no volver a saber de Akira.

De nuevo, su pasado le removió la conciencia cuando la vió, la noche en a bordo de su automovil, viajaba con su esposa, fueron unos segundos esplendorosos, quiso que los segundos se retrasaran para contemplar a gusto ese cutis de porcelana y esos ojos rasgados, en marcados en los lisos cabellos, se vieron de soslayo a través del parabrisas, él pudo verla mejor, pues las luces del coche encandilan a los transeúntes, iba acompañada por una adolescente que daba la apariencia de ser su empleada, Gonzaló guardó para si esa emoción, no pensó compartirsela a su mujer.
Llegando a casa, volvió a recordar el fugaz momento, recordó sus sonrisas, sus tremendas patadas infantiles cuando jugaban futbolito en su barrio, y le nació el deseo de hablarle, de insinuarle que la quería, que no la olvidaba, que muchas veces llegó a pensar que la convencería de regresar a su condición de mujer heterosexual, que lo intenatara, que fuera correspondida con su amor de años.

Pero solo fueron pensamientos, no la buscó y se dijo que eso eran ridiculeces, de un grandísimo ingenuo seudoenamorado.

Dos días despúes de nueva cuenta, casi tropieza con ella en la misma banqueta, ella y él iban en sentido contrario, pero tampoco esa vez le dijo algo.
¿Qué le diría, en caso de atreverse a hablarle?, ¿Cuál sería la reacción de ella?, una mentada de madre, un vete al demonio estaría bien, reflexiona Gonzalo, mientras ve la televisión y su esposa acostada en el sofá, le pide le pase el control.

Sunday, September 11, 2016

Heidi

Un breve saludo en face, pedí me escribiese al whatsapp
he estado esperando y atesorando cada uno de sus mensajes, me inspira curiosidad, adrenalina esa tentación, su mirada tiene tanto de pecado, y yo quiero creer que puedo resistirme a enamorarme de ella. 

Entre mis paradigmas intento no ser cursi, aunque recientemente le he escrito esto: 
Eres especial, no tengo ninguna Heidi en mis círculo de amigas, y es mentira que tenga un círculo de amigas, pero hay una verdad tu nombre me parece exquisito, ¿quién te puso así?... si uno pudiera adivinar el efecto que provocas en las personas, pensar como padre 😎 y decir esta personita va a ser especial, yo no sé porque te escribo, solo siento que lo ignoras, no sé para cuantas personas seas especial, hoy lo eres para mi.
no sé si deba marcarte
mejor te escribo.
¿Qué sigue?
---

(pero el gran pero, a estas alturas, alguien menor de treinta  a mi lado, es solo para emocionarme con su belleza, sin pecar en la cocuspiscencia)

La Rana Loca Jose Manuel Figueroa

Monday, August 29, 2016

La guapa y yo.

La guapa que ya no era mía,   conversaba conmigo y  en el  aire flotaba el  llamado  éxtasis anunciado.

Yo tomaba  café;  ella inesperadamente me convidó su mágica presencia, pero, en cuanto se sentó alzó la mano izquierda para quejarse de una esposa despechada le había cercenado  cuatro dedos, su mirada aunque hermosa revivió el terror, dijo al tiempo de señalar las cicatrices "Con un  picahielo también me dio de punzadas de 5 a 6 veces en la cabeza. No es justo amor..."

Ya no alcancé a escuchar las siguientes frases, ni quise que su  señuelo seductor me atrapara. Me puse de pie y di la espalda avanzando lentamente. Pensé, si ella no aprende todavía, yo sí.

La calentura extramarital tiene sus peligros.

Wednesday, August 17, 2016

De mágica, a mortal.

Cada 7 años cambiamos físicamente nos dicen los científicos, y ¿cada cuanto emocionalmente?.

En ese sentido me sorprende lo que has cambiado, yo creo que también yo, pero lo reconozco en ti, porque no he convivido contigo en al menos tres años, y me gusta, lo equilibrada que estás, creo que uno se equilibra más fácilmente con las personas no correctas, ni ideales sino idóneas. En ese sentido concuerdo en eso de que si (el hubiera no existe) "tu y yo" fuéramos parejas no anduviéramos bien para ningún lado. . . posiblemente. 

Y recuerdo lo que dijiste alguna vez tu solo quieres pechuga, y es cierto que bueno que solo eso queremos ambos de los dos. 

En la dinámica de aprender y evolucionar, adaptarme a las circunstancias hacer carne mis pensamientos, volver actos mis palabras, muy, muy pronto teniendo en cuenta la resistencia natural hacia el cambio propio de todas las personas, me ubiqué en el aquí y el ahora. 

Quisiera como era mi costumbre aderezar mis palabras con excelentes analogías  y muchísimos rodeos, pero ya me dijiste que medio lees mis correos y, yo también ya casi no escribo nunca, pues resumo. 

1.- Lo que funciona para ti, debe de funcionar para mi, eso que ni que, por puro sentido común, pues algo de ti  hay en mi, y viceversa. 

2.- Aunque no esté contigo ambos aplicamos eso de que "solo x hoy", si  y a veces hay excepciones --- o no?

3.- Yo por perverso no quería volverte éterea presencialmente, me había autoengañado y resistía soltarte, decirte no me interesas sexualmente, y aprendí que si seguía empecinado en obtener de ti alguna delicia caía en lo que no quería en lo convencional. 

4*atención* este no es un correo convencional

5.- Me sorprende y si no lo veo no lo creo, eres inmune a mi. 

6.- Es cuestión de enfoque, pero yo hubiera dicho (El hubiera no exite).... uy, así que chiste. 

7.- Me encanta todo lo que me formas, el pasado es muy valioso y aunque mágico es pasado; no obstante sobreviven algunas frases bien pronunciadas, momentos memorables que dirigieron mi personalidad hacia en donde hoy me encuentro. 

8.- De pronto siento alivio de no dolerme de que ya no nos pertenezcamos, como yo lo quería entender. 

9.- Vivo en evolución, ya no soy el que fui. 

10.- Aún y por tratarse de ti, por una sola de tus caricias, como dice la canción "Todo lo diera", *ver o escuchar NUBE VIAJERA*

11.- y sin embargo. 

12.- El tiempo y la distancia cura casi todo. 

13.- He compuesto en mi mente una versión de 500 noches, y me encanta, podría titularse: "De mágica a mortal, sin  morir en el intento"

@esdrascamacho